30 Nov 2021 | 15:23

Líder en información económica del deporte

Entorno

La fiscalía suiza acusa al presidente del PSG y beIN de sobornos a la Fifa

La investigación analiza presuntos pagos del grupo catarí a altos cargos del regulador, incluido el ex secretario general Jerome Valcke, a cambio de asegurarse derechos de televisión.

Palco23

20 feb 2020 - 17:11

La fiscalía suiza acusa al presidente del PSG y beIN de sobornos a la Fifa

 

 

Continúan las investigaciones por el presunto pago de sobornos en el fútbol. La fiscalía federal suiza acusa al presidente de París Saint-Germain (PSG) y beIN Media Group, Nasser al-Khelaifi, de haber incitado “a cometer administración desleal con agravantes” al ex secretario general de la Fifa Jerome Valcke. El objetivo era adjudicarse los derechos de televisión de determinados torneos en los países en los que opera.

 

En concreto, se acusa al ejecutivo catarí de participar en el alquiler de una villa de lujo en Cerdeña a Valcke, un hombre clave en la firma de los mayores contratos del regulador del fútbol mundial hasta 2015, cuando fue cesado por otra polémica. Valcke usó la casa, pero según la Fiscalía no habría pagado el alquiler, valorado en hasta 1,8 millones de euros (1,94 millones de dólares).

 

Valcke fue acusado de aceptar sobornos, de “varios cargos de administración desleal con agravantes (...) y falsificación de documentos”. Y ahora, tras cinco años de investigación, la Fiscalía cree poder demostrar que la antigua mano derecha de Phillippe Blatter habría cobrado sobornos por un total de 1,25 millones de euros (1,35 millones de dólares) para favorecer la adjudicación de determinados derechos audiovisuales en Italia y Grecia.

 

Tras ser interrogado en 2017 y 2019 por su supuesta relación con los procesos penales iniciados hace tres años, el ejecutivo dijo no haber cometido delito alguno. De hecho, hoy ha emitido un comunicado en el que asegura que ha sido exonerado de esa causa, si bien queda una segunda investigación abierta.

 

Al-Khelaifi fue nombrado miembro del comité ejecutivo de la Uefa en representación de los clubes europeos hace un año, a pesar de su presunta implicación en el caso de sobornos. También forma parte de la influyente junta directiva de la Asociación de Clubes Europeos, que busca reformas en la Liga de Campeones para favorecer a clubes de élite como el campeón francés PSG.