27 Ene 2022 | 09:35

Líder en información económica del deporte

Entorno

El FMI advierte de que la tensión en Cataluña podría perjudicar el consumo y la inversión

El organismo internacional subraya que las perspectivas para la economía española son buenas pero que, de prolongarse, la situación en Cataluña podría tener un impacto negativo.

Palco23

06 oct 2017 - 16:35

El FMI advierte de que la tensión en Cataluña podría perjudicar el consumo y la inversión

 

 

La crisis en Cataluña podría afectar al crecimiento de España. Así lo estima el Fondo Monetario Internacional (FMI), que alerta de que, si bien las previsiones para la economía española son positivas, podrían verse lastradas de alargarse la tensión en Cataluña.

 

“Si la tensión y la incertidumbre sobre Cataluña se mantiene, la confianza y la inversión se podrían ver dañadas”, afirmó Andrea Schaechter, responsable de la misión del FMI para España, durante la presentación de la revisión del organismo.

 

Dentro del documento, el Fondo también sitúa la crisis institucional en Cataluña como uno de los riesgos a los que se enfrenta la economía española. “En el ámbito doméstico, deshacer los logros de las reformas podría nublar las perspectivas de crecimiento a largo plazo, los retrasos en la consolidación fiscal limitarán la capacidad de maniobra ante futuros shocks los movimientos de independencia regionales podrían añadir incertidumbre”; apunta.

El FMI se suma así a las estimaciones de instituciones como el Banco de España, que alertaba la semana pasada de que esta incertidumbre podría incidir “eventualmente en la confianza de los agentes y en sus decisiones de gasto y condicionantes de financiación”.

 

En las previsiones publicadas en esta última revisión, el FMI mantiene que España crecerá un 3,1% este año y un 2,5% en 2018, lo que supone un incremento de una décima para el próximo ejercicio. Entre 2019 y 2022, el organismo prevé que el crecimiento se sitúe entre un 2% y un 1,7%.

 

El desempleo, por su parte, se situará en el 17,3% a cierre de 2017 y descenderá al 15% en 2019. En cuanto al déficit, el FMI estima que acabe el año en el 3,2%, lo que supondría superar por una décima el objetivo pactado con Bruselas.

 

Para paliar este ratio, el FMI reclama, como ya había hecho en anteriores informes, reformas adicionales como suprimir buena parte de los tipos reducidos del IVA, eliminar incentivos fiscales y elevar la edad de jubilación.