11 Ago 2022 | 16:31

Líder en información económica del deporte

Entorno

El Ayuntamiento de Ordizia licita los servicios del polideportivo municipal por 4,6 millones

El consejo de administración de la empresa Majori Kiroldegia (controlada por el ayuntamiento de Ordizia), es quien ha sacado a concurso los servicios del complejo deportivo. La última remodelación tuvo lugar hace cuatro años.

El Ayuntamiento de Ordizia licita los servicios del polideportivo municipal por 4,6 millones
La duración del contrato es de dos años, si bien este podrá prorrogarse dos años más mediante ampliaciones anuales

A.F.O.

31 may 2022 - 05:00

Ordizia (Gipuzkoa) saca a concurso los servicios deportivos, de socorrismo e información de sus tres instalaciones deportivas. El consejo de administración de la empresa municipal Majori Kiroldegia, que actualmente es la gestora del estadio Altamira, el frontón Beti Alai y el propio polideportivo vasco, ha sacado a concurso distintos servicios deportivos por un importe total de 4,6 millones de euros, según la Plataforma de Contratación. La empresa Majori Kiroldegia está controlada por el ayuntamiento, de quien es la propiedad el complejo deportivo.

 

Construido en 1974, el polideportivo de Majori se ha ampliado y reformado constantemente a lo largo de los años según las necesidades y la disposición presupuestaria del consistorio. Actualmente, el complejo cuenta con 19 espacios deportivos distintos (rocódromo, pista de squash, pista de tenis o pistas de atletismo) y otros 28 espacios complementarios a la actividad deportiva.

 

La última remodelación realizada en el complejo deportivo tuvo lugar hace cuatro años a través de un concurso público, con una dotación económica de prácticamente dos millones de euros. Por aquel entonces, la renovación de las instalaciones tuvo como objetivo la conexión del polideportivo con las pistas exteriores, la remodelación del pabellón anexo y una reforma de la recepción.

 

La duración del contrato es de dos años, si bien este podrá prorrogarse dos años más mediante ampliaciones anuales. “La necesidad de coordinar a los diferentes contratistas para los diversos lotes sería poco eficiente y dificultaría la operatividad necesaria para el desempeño correcto de los trabajos”, señala el pliego.

 

 

 

 

Las personas contratadas para la gestión de actividades de los centros deberán coordinar las labores y servicios correspondientes al centro, responsabilizándose del resultado de la prestación global del servicio, con inclusión de la limpieza de las instalaciones y del tratamiento del agua de las piscinas.

 

Para poder optar a la adjudicación, la compañía que desee hacerse con los servicios está obligada a haber obtenido una cifra de negocio igual o superior a, al menos, una vez y media del valor anual medio del contrato en los últimos tres años.

 

País Vasco finalizó el curso anterior habiendo sacado a concurso obra pública deportiva (incluyendo obra nueva y rehabilitación de instalaciones) por valor de 35,3 millones de euros, un 47% más que en 2020, cuando las distintas instituciones públicas licitaron equipamiento deportivo por 18,5 millones de euros, según la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan).