Competiciones

M. J. Rienda: “En lugar de subvencionar a las mujeres, dividamos los presupuestos en dos”

Quien fuera presidenta del CSD y secretaria de Estado para el Deporte asegura que está cambiando un modelo deportivo que se originó con las ideas, gustos y disciplinas que se le daban bien a los hombres.                 

M. J. Rienda: “En lugar de subvencionar a las mujeres, dividamos los presupuestos en dos”
“Las deportistas tienen cada vez más opciones de ser bienvenidas en el sistema”

Albert Martínez

23 ene 2023 - 05:00

Dividir los presupuestos de clubes y federaciones en dos para alcanzar la igualdad real. Esta es la medida que propone María José Rienda, quien fuera la primera mujer en presidir el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Secretaria de Estado para el Deporte del Gobierno de España entre 2018 y 2020. La exesquiadora española, desarrolló durante su mandato el primer borrador de la Ley del Deporte y asegura que si volviera a presidir dicho organismo sería “mucho más radical”, argumentando que “si divides, siempre sumas”.

 

Pregunta: Fue la primera mujer en presidir el CSD. ¿Qué ha cambiado desde entonces en el deporte femenino español?

Respuesta: A lo largo de las últimas décadas, la mujer ha ido avanzando en el sector del deporte. Desde entonces, se ha sacado adelante la ley del deporte, se han mejorado las ayudas y se ha permitido que cada vez más mujeres puedan dedicarse a esto, pero hace falta más. No hay que conformarse hasta que la igualdad sea real.

 

P.: Si volviera a presidir dicho organismo, ¿qué medidas aplicaría para impulsar el deporte femenino?

R.: Seguiría aumentando el presupuesto de ayudas, pero sería mucho más radical. Siempre se suele decir que las mujeres deben recibir más subvenciones. ¿Por qué? Lo que hay que hacer es dividir los presupuestos en dos: la mitad para los hombres, la otra mitad para las mujeres. Si divides en dos, siempre sumas.

 

P.: ¿En qué mejora la última reforma de la ley del deporte la situación de la mujer?

R.: Yo estaba al frente del CSD cuando se presentó el primer borrador. En aquellos tiempos, teníamos claro que la visibilidad de la mujer no estaba garantizada en la anterior ley: no había referencia a la mujer deportista, carecían del espacio que merecen. Con el exministro José Guirao nos pusimos manos a la obra y, aunque hay partes de la ley que se salen de mi control, ya que ya no formo parte del organismo, la mejora es sustancial.

 

P.: La mala gobernanza en algunos organismos ha lastrado la imagen del deporte. ¿Qué debe hacer para mejorarla?

R.: Hay intereses económicos que hacen que siempre sufran los que menos deberían sufrir: los deportistas. La clave es remar todos juntos en una misma dirección.

 

P.: El deporte femenino se está reivindicando mucho desde los órganos gubernamentales. ¿Ese empuje se ha trasladado también a la sociedad?

R.: Se ha incorporado a la normalidad, ya se le ha otorgado ese derecho, pero si aún hablamos de “día de la mujer” o de “derechos de la mujer” es porque hay esa necesidad. Afortunadamente, la gente se está dando cuenta de que podemos alcanzar la igualdad real.

 

 

P.: ¿Las niñas de hoy en día quieren ser deportistas?

R.: Creo que sí, la afición cada vez es mayor. Las deportistas siguen creciendo y tienen cada vez más opciones de ser bienvenidas en el sistema. Yo lo he vivido siempre como una forma de vida y si volviera atrás lo haría todo exactamente igual.

 

P.: Estadísticamente, ¿las mujeres tienen el mismo interés deportivo que los hombres? 

R.: El deporte comenzó con los hombres, con los gustos de los hombres y con las disciplinas que se les daba bien a los hombres. Hay el mismo interés deportivo en los dos géneros, pero el sistema no los contabiliza igual. Hay muchas mujeres que hacen deporte por salud, como el spinning o el yoga. ¿Por qué el sistema español sólo asume que eres deportista si estás federado?

 

P.: ¿Y el mismo interés competitivo?

R.: Al igual que cuando estudias algo a profundidad, si te sumerges en el deporte te engancha, pero no todo el mundo tiene que estar compitiendo. Lo importante es tener una sociedad saludable que introduzca al deporte en sus hábitos de vida.

 

P.: Este año se ha profesionalizado al fin la liga de fútbol. ¿Qué repercusión tendrá a largo plazo en otros deportes?

R.: Aunque tengan cosas que solventar, si alguien podía dar este paso adelante era el fútbol. Es un acontecimiento importante sobre todo para las más pequeñas, que ven espejos en los que mirarse y querrán ser como esas jugadoras.

 

 

P.: Para ser sostenibles, los deportes profesionales deben ser un negocio. ¿Cómo se puede conseguir?

R.: El deporte es rentable cuando se habla de él y apareces en los medios. Es una pescadilla que se muerde la cola: si no sale en la televisión, no se ve; si no se ve, no llega a la gente; y si no llega a la gente no genera ingresos. Por ejemplo, hay deportes que sólo ves una vez cada cuatro años, durante los Juegos Olímpicos… ¿Y el resto del año? ¿Dónde los tenemos? Si generan interés cada cuatro años, ¿por qué no el resto? Falta cultura y seguimiento deportivo.

 

P.: El público del deporte femenino es diferente al del deporte masculino. ¿Genera esto nuevas oportunidades de generación de ingresos?

R.: Por supuesto, todo suma. He estado en partidos de baloncesto femenino en el Wizink Center rodeada de miles de personas, la mayoría mujeres y niñas. Es histórico, un cambio de paradigma. Una noticia de un estadio masculino lleno no copará titulares, uno femenino sí. Estamos en el inicio de algo nuevo. Yo estuve en los primeros premios deportivos para mujeres en España: hacía 64 años que se había hecho el primero de hombres. Esa es la ventaja que llevan y que ahora hay que remediarlo.