01 Dic 2021 | 19:33

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Los clubes de fútbol femenino piden al CSD que declare profesional la Primera Iberdrola

La patronal del fútbol femenino Acff quiere que la Primera División tenga la misma consideración que LaLiga y la ACB. La Liga Nacional de Fútbol Sala (Lnfs) también ha hecho esta reivindicación al Gobierno.

Palco23

21 may 2020 - 18:40

La élite del fútbol femenino pide al Gobierno mayor reconocimiento. La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (Acff) ha solicitado al Consejo Superior de Deportes (CSD) que declare liga profesional la Primera División femenina. Es una solicitud que la Liga Nacional de Fútbol Sala (Lnfs) realizó ayer, y a la que ahora se suman la asociación de clubes que milita en la Primera Iberdrola.

 

En dicha entidad no figuran todos los equipos, sino 13 de los 16 participantes, a falta del FC Barcelona, el Athletic Club de Bilbao y el Real Madrid. Además, 12 de los equipos que militan en esta liga pertenecen a clubes profesionales, ya que la mayoría juegan en LaLiga, considerada competición profesional, como la ACB.

 

La Acff considera que cumple con los requisitos para que la Primera División sea considerada liga profesional, ya que los clubes tienen un vínculo laboral con sus jugadores y staff y la asociación percibe tres millones de euros por temporada por la venta de sus derechos audiovisuales a Mediapro.

 

De contar con el reconocimiento de liga profesional, las jugadoras hubieran podido empezar a entrenar desde la fase 1, y los jugadores tendrían mayor autonomía como liga. Además, evitarían que la Real Federación Española de Fútbol (Rfef) pudiera comercializar los derechos audiovisuales y de patrocinio de las competiciones de ámbito estatal que organiza, entre ellas, la Primera División femenina.

 

Desde la entidad se defiende que “el fútbol femenino español ha experimentado un cambio sustancial en los últimos cinco años que ha permitido aumentar su visibilidad y reconocimiento, incrementar su nivel competitivo y desarrollarse a nivel comercial, obteniendo así más recursos que han permitido mejorar las condiciones en las que las jugadoras desarrollan su trabajo”.