Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Premier, tras multiplicar pérdidas, busca pasar página a la pandemia

El aforo total regresa a los campos de la liga de fútbol inglesa tras la experiencia de las semifinales y la final de la Eurocopa, en la que 60.000 espectadores ocuparon las gradas de Wembley.

Javier Trullols

12 ago 2021 - 04:57

La Premier, tras multiplicar pérdidas, busca pasar página a la pandemia

 

La Premier League 2021-2022 se prepara para la recuperación tras la crisis del coronavirus. Las pérdidas de los clubes ingleses se multiplicaron por cinco, hasta 1.000 millones de libras (1.160 millones de euros) por la pandemia, un problema para el que el regreso del público a las gradas puede ser parte de la solución.

 

La facturación de los equipos de la liga inglesa cayó por primera vez en la temporada 2019-2020 por las consecuencias derivadas de la crisis del coronavirus. La pandemia pasó factura a los clubes de la Premier League, que registraron la mayor pérdida colectiva antes de impuestos en la historia de la competición, según avanzó Deloitte el pasado junio.

 

Los clubes sufrieron su primera caída generalizada en los ingresos, de un 13%, hasta 4.500 millones de libras (5.226 millones de euros), detalló la consultora, que basó su informe en las cuentas oficiales de los clubes excepto en los casos de Newcastle y Watford, que aún no las habían hecho públicas.

 

El impacto financiero total de la pandemia en la Premier League dependerá del momento en que los aficionados regresen a los estadios en cantidades significativas y de la capacidad de los clubes para mantener y desarrollar sus relaciones comerciales, en particular en un momento en el que muchas otras industrias están sufrimiento”, anticipó Dan Jones, socio y director del área de deportes de Deloitte.

 

 

El Gobierno del Reino Unido levantó las restricciones para la asistencia de público a los eventos deportivos a partir del 19 de julio. Los estadios de la liga inglesa estarán a plena capacidad la próxima temporada por primera vez desde marzo de 2020, tras la decisión del Gobierno del Reino Unido de aliviar las restricciones del Covid-19.

 

Los aficionados fueron excluidos de los recintos deportivos tras el reinicio de las competiciones después del parón de la pandemia. Con el paso del tiempo, en Reino Unido se fueron levantando las limitaciones, pero casi toda la temporada 2020-2021 se disputó sin público. El pasado abril, el Gobierno autorizó eventos de prueba con gran asistencia de público, como parte de un programa piloto.

 

A los clubes de la Premier League se les permitió abrir para un máximo de 10.000 seguidores o el 25% de la capacidad de sus estadios en las dos últimas jornadas de la temporada pasada. En cambio, en las semifinales y la final de la Eurocopa 2020, se permitió que asistieran hasta 60.000 espectadores.

 

La temporada 2021-2022 arranca mañana 13 de agosto con un derbi londinense entre el recién ascendido Brentford y el Arsenal en el Brentford Community Stadium, que tiene una capacidad para más de 17.000 espectadores.

 

 

En cuanto a los derechos de televisión, la Premier League cedió con las ligas inferiores. Los rectores de la liga de fútbol inglesa se sometieron a las exigencias del Gobierno de Reino Unido y en mayo acordaron proporcionar más fondos a los equipos de divisiones inferiores a cambio de la autorización para ampliar sus actuales contratos de televisión con Sky, BT Sport y Amazon desde la temporada 2022-2023 hasta la 2024-2025.

 

Los veinte clubes de la primera división inglesa decidieron entregar 100 millones de libras (116,7 millones de euros) a las ligas inferiores como parte del acuerdo con el Gobierno para proteger sus finanzas, duramente golpeadas por la pandemia y asegurarse mantener el valor de los derechos audiovisuales de la competición. Una cantidad que se sumará a los cerca de 140 millones de libras (163,41 millones de euros) correspondientes a “pagos solidarios” que abona cada temporada.

 

Fruto de ese acuerdo, la Premier League se ha olvidado de la subasta de los derechos de televisión en plena crisis, asegurándose mantener un valor similar de los contratos firmados con sus socios actuales, cuyo vínculo finalizaba al final de la temporada 2021-2022.