30 Nov 2021 | 16:39

Líder en información económica del deporte

Competiciones

El perfil del ‘runner’ en España: cómo es y de qué forma consume el deporte

Las principales marcas de equipamiento deportivo y empresas colaboradoras ven como una oportunidad la adhesión de un 5,13% de corredores nuevos en España tras el Covid-19.

A.F.O.

27 may 2021 - 04:49

El perfil del ‘runner’ en España: cómo es y de qué forma consume el deporte

 

 

El atletismo español salta la valla del Covid-19. Tras un año atípico en el que gran parte de los españoles se han refugiado en el deporte para preservar su forma física y su salud, el running ha sido uno de los deportes que ha caído de pie, junto al pádel y el senderismo. En España, el número de corredores aumentó un 5,13%. Es el crecimiento más alto de los últimos cinco años, cuando había crecido de media un 3,1% anual. Estos datos han sido extraídos a través del estudio Encuesta del Corredor, elaborado por el magazín El Corredor junto con la Real Federación Española de Atletismo (Rfea).

 

Del total de 14.238 corredores encuestados, un 32,7% son mujeres, 23 puntos más que hace 19 años, cuando la cuota de mujeres correspondía al 9%. Un 60% de las mujeres encuestadas prefieren correr para mejorar su estado de salud, aunque hay otro gran porcentaje que realiza la actividad para “quitarse el estrés”, señala el estudio.

 

De hecho, el 63% de la población encuestada tiene entre 40 años y 60 años, seguida por las personas en una franja entre los 20 años y los 40 años. Sorprendente es la posición de los mayores de 60 años, que sale a correr con más asiduidad que los menores de veinte años.

 

 

 

 

La mayoría de los practicantes suelen decantarse por correr entre tres y cuatro veces por semana, prefiriendo las distancias de diez y 21 kilómetros. Casi el 90% de los encuestados participaba en carreras populares antes del impacto del Covid-19; aun así, una gran parte de ellos han participado en carreras virtuales, que no han sido de su agrado.

 

Un 77% de los encuestados desea volver a competir cuando las carreras vuelvan a celebrarse con total normalidad. Pese a ello, los corredores querrán llevar a cabo el running con la mayor seguridad posible, por lo que un 60% preferiría llevar a un test PCR o de antígenos negativo antes de abrocharse las zapatillas.

 

Para hacerse tanto el dorsal como las bolsas con productos nutritivos de empresas y marcas colaboradoras, los participantes encuestados prefieren poder recibir en sus domicilios todo el material, en lugar de ir a un centro cerrado donde se pudieran producir aglomeraciones y un posible contagio del virus; eso sí, dependiendo del precio.

“A través de la encuesta hemos escuchado a los corredores para saber qué es lo que esperan; los datos nos tienen que servir para tomar decisiones de cara a la reactivación del running”, comentó en la presentación de la encuesta el presidente de la Rfea, Raúl Chapado.

 

 

 

 

En España, el fenómeno de los maratones ha llegado de forma tardía respecto a otros países. Aun así, la llegada retardada de este tipo de carreras ha propiciado que el corredor nacional bata los registros de participación en las principales pruebas del país, como Barcelona, Valencia, Madrid o Sevilla.

 

Curiosamente, desde 2002 el runner español se ha convertido en el más rápido a escala mundial en modalidad de maratón, pero también uno de los más lentos en la prueba de cinco kilómetros. Esta circunstancia se debe a que dichas carreras están pensadas para otro segmento poblacional, con una menor preparación y una media de edad mayor.