20 May 2022 | 18:26

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Colau sitúa a un alto cargo al frente de la Barcelona World Race

Frank Terrón, gerente del Instituto Barcelona Esports (IBE) durante los últimos años, releva a Xosé Carlos Fernández como director de la Fundació Navegació Oceànica Barcelona (Fnob).

Palco23

18 jul 2018 - 09:00

Colau sitúa a un alto cargo al frente de la Barcelona World Race

 

 

Golpe de timón en la Barcelona World Race. El Ejecutivo de Ada Colau ha decidido prescindir de Xosé-Carlos Fernández y situar en la dirección general de la regata a Frank Terrón. Se trata del hasta ahora gerente del Institut Barcelona Esport (IBE), encargado de la promoción deportiva en la capital catalana, y quien ahora tomará las riendas de la Fundació Navegació Oceànica Barcelona (Fnob).

 

El anuncio del cese de Fernández se produce tras varios meses de negociaciones en los que finalmente se ha conseguido que el Ministerio de Hacienda le vuelva a conceder la calificación de acontecimiento de excepcional interés público, por lo que tendrá beneficios fiscales para los patrocinadores que decidan apoyar la vuelta al mundo para la edición de 2022-2023, que ya ha sido confirmada.

 

Se trata de una de las mejores noticias que podía recibir la regata, cuya edición de 2018 fue suspendida por el patronato de la Fnob, debido a la incertidumbre política y el riesgo de que los patrocinadores finalmente no pudieran deducirse su inversión por la falta de sintonía entre el Gobierno y la Generalitat de Catalunya.

 

Terron es un gran conocedor de la Administración, pues sólo en el ente deportivo del Ayuntamiento acumula más de ocho años como alto cargo en distintas posiciones. El relevo responde a la decisión de “redimensionar el proyecto hacia un modelo más sostenible”, según ha explicado en La Vanguardia la comisionada de deportes de Barcelona, Marta Carranza. El proyecto, además de la regata, incluye programas educativos y de investigación en torno al océano.

 

Este rediseño de la prueba también responde a la dramática caída de ingresos, tanto por aportaciones públicas como por financiación de patrocinadores y otros productos. El presupuesto previsto para próximas citas es de unos diez millones de euros, frente a los 45 millones de euros que se manejaron en la cita de 2014.

 

De este importe, 20 millones de euros procedieron de los patrocinadores y otros 6 millones del remanente de la segunda edición, a los que hay que añadir 4,3 millones de euros que aportó el Ayuntamiento a cambio de la propiedad del inmueble del Muelle de Levante del Puerto de Barcelona donde tiene su sede; el resto, unos diez millones de euros, se lograron con la generación de recursos propios.