Líder en información económica del deporte

Competiciones

Canal + y beIN Sports pierden ante la LFP su batalla judicial por los derechos de la Ligue 1

Las cadenas han sufrido un revés judicial en su intento de impugnar el proceso de readjudicación de los derechos del fútbol francés.

Palco23

11 mar 2021 - 17:32

Canal + y beIN Sports pierden ante la LFP su batalla judicial por los derechos de la Ligue 1

 

La justicia ha dado la razón a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) francesa. Canal + y beIN Sports impugnaron ante los tribunales el proceso de licitación de los lotes de los derechos de la Ligue 1 tras el adiós de Mediapro. Pero el Tribunal de Comercio de París ha desestimado la petición, informa RMC Sport.

 

La LFP optó por licitar los lotes que Mediapro dejó vacantes, en contra del criterio de Canal + y de beIN Sports, que solicitaban que se sacaran a concurso todos los paquetes de derechos, incluyendo el lote tres, que beIN Sports había ganado para luego sublicenciar a Canal +. Dicho lote, que tiene un valor de 330 millones de euros por temporada, incluye la emisión de dos partidos por jornada.

 

Las pretensiones de los dos grupos audiovisuales han sido desestimadas en su totalidad. Además, el tribunal ha condenado a Canal + a pagar 50.000 euros a la Liga, en concepto de costas judiciales.

 

 

Es una victoria judicial para la LFP, que seguirá beneficiándose de este contrato firmado con beIN Sports por los derechos de dos encuentros del campeonato hasta 2024.

 

Cuando la Liga lance la nueva convocatoria de licitaciones de derechos audiovisuales, al final de la temporada y una vez concluya el acuerdo temporal con Canal+, deberá hacerlo por el resto de los partidos, que representan el 80% de los encuentros, y con la tranquilidad de tener garantizados más de 300 millones de euros anuales.

 

Los derechos audiovisuales se han convertido en un motivo de preocupación esta temporada en la Ligue 1. Tras alcanzar un acuerdo récord con Mediapro, el impacto de la pandemia hizo que la productora solicitara una rebaja del 25% del importe del contrato, una petición que no fue aceptada y acabó desencadenando en una crisis institucional y económica que encontró solución en el Grupo Canal +, tradicional socio del fútbol francés.