08 Dic 2021 | 00:45

Líder en información económica del deporte

Clubes

Racing de Santander cierra el ejercicio 2020-2021 con unas pérdidas de 2 millones de euros

El club cántabro, que descendió a Segunda División B en el año de la pandemia, aún tiene pendiente el pago de 1,7 millones de euros del concurso de acreedores en el cual entró hace justo una década.

Albert Ferrer

04 oct 2021 - 05:00

Racing de Santander cierra el ejercicio 2020-2021 con unas pérdidas de 2 millones de euros

 

 

El Real Racing Club de Santander se contrae por la pandemia. A falta de aprobar los resultados en junta, el club cántabro ha finalizado su ejercicio 2020-2021 con unas pérdidas de dos millones de euros. Además, la entidad, que aún se encuentra en concurso de acreedores desde 2011, tiene como plazo hasta fin de año para realizar los dos pagos correspondientes.

 

Los números rojos de la última temporada contrastan con los del período antes del Covid-19, en el que el club logró cerrar el ejercicio 2019-2020 con un superávit de 340.000 euros, en parte debido a las ayudas por el descenso de Segunda División A y la venta de Sergio Ruiz a la liga estadounidense por 750.000 euros.

 

De cara a la actual temporada, en la que el Racing juega en la nueva Primera Rfef, el club cuenta con un presupuesto similar al de la temporada anterior, es decir, cercano a cuatro millones de euros, de los cuales 1,6 millones corresponden únicamente al primer equipo.

 

"Hoy por hoy el club no es viable en esta nueva categoría a no ser que ascendamos", explica Víctor Alonso, director general del Racing de Santander, a Palco23.

 

 

 

 

En un momento en el que el club pasaba por problemas económicos y de imagen, el Grupo Pitma y un conjunto de exjugadores salvaron a la entidad de la desaparición en 2017 con una ampliación de capital de más de dos millones de euros, para llegar al capital social mínimo de 2,7 millones que exige el Consejo Superior de Deportes (CSD).

 

Actualmente, el Grupo Pitma sigue siendo el máximo accionista del conjunto cántabro, en el que ha invertido más de veinte millones de euros desde su entrada hace algo más de cinco años.

 

Pese a la reapertura de los estadios y la capacidad para albergar un 100% de su aforo, el Racing contará con un número similar de abonados respecto al de la campaña anterior, con algo más de 8.000 socios. "Tras abrir de nuevo El Sardinero no tendremos que reembolsar parte del abono como tuviomos que hacer estas dos últimas campañas a causa del Covid-19", destaca el ejecutivo.

 

En cuanto a la obtención de negocio, la entidad ha mantenido a prácticamente todos los patrocinadores con los que trabajaba la temporada pasada, si bien estos se han ajustado a los precios de mercado que conlleva el hecho de jugar en una categoría distinta a la Segunda División A, donde hace dos años ingresaron 1,5 millones de euros en esta partida y en la actual tienen previsto facturar cerca de 800.000 euros.

 

Con la creación de la nueva categoría donde compite el Racing, la venta de los derechos audiovisuales ha aumentado hasta más de 300.000 euros, pero, por el contrario, deben hacer frente a desplazamientos más largos, al mismo tiempo que aumentan los gastos en arbitraje o los salarios de los futbolistas. "Entiendo que esta situación pueda ser lógica en el inicio de una competición, pero hasta que ésta no se asiente, no será rentable", finaliza Alonso.