18 Ene 2022 | 07:34

Líder en información económica del deporte

Clubes

La Fiscalía pide tres años de cárcel para Sepulcre por la quiebra del Elche CF

El Ministerio Público acusa al expresidente y a Antonio Rocamora, ex secretario del consejo, de falsedad documental y alteración de la contabilidad.

Palco23

27 oct 2017 - 13:03

Los problemas institucionales acechan al Elche CF. La Fiscalía ha solicitado hoy tres años de cárcel y una multa de 36.000 euros para el expresidente José Sepulcre y el exsecretario Antonio Rocamora, en el marco del juicio que investiga la suspensión de pagos del club de fútbol. A ambos se les imputa un presunto delito de falsedad de documentos contables para mostrar públicamente un aumento de seis millones de euros en los activos en balance durante la temporada 2013-2014, cuando se ascendió a Primera División.

 

En su escrito, el fiscal acusa a los dos dirigentes de haber procedido con “una actuación falsaria en documentos contables o alteraciones contables muy significativas que dieron lugar a que la contabilidad societaria no reflejase la situación económica real de la sociedad”. Fueron las bases de los problemas posteriores con LaLiga, que acabó descendiendo de forma administrativa al club por irregularidades.

 

Entre las irregularidades halladas por la auditoría del Consejo Superior de Deportes (CSD) se encuentran asientos no contabilizados en favor de la Fundación, o desequilibrios entre el dinero que se ingresaba en efectivo y el que se anotaba en las cuentas. Un ejemplo de cómo se infló la caja es un partido contra el FC Barcelona, para el que se anotaron cobros en efectivo de 919.945 euros, equivalente a un 100% de ocupación y pese a que casi 220.000 euros se cobraron mediante tarjetas de crédito.

 

El fiscal también acusa a Sepulcre y Rocamora de beneficiarse de las cuentas del Elche CF para ocultar pagos. “Los pagos sin la correspondiente contabilización del gasto se iban detallando por parte del club en un registro no contable. Debido a que ese efectivo salía realmente de la tesorería del club, para poder cuadrar la contabilidad registraban las citadas salidas de caja contra una cuenta deudora de la Fundación”.