29 Sep 2022 | 16:22

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Girondins de Burdeos, relegado a la segunda división de forma provisional

La decisión se toma tras la decisión de su propietario de no seguir dando apoyo a la entidad deportiva. 

Palco23

05 jul 2021 - 10:20

El Girondins de Burdeos, relegado a la segunda división de forma provisional

 

El Girondins de Burdeos ha descendido a la Ligue 2. Así lo ha decidido la Liga de Fútbol Profesional (LFP) francesa tras la convocatoria de los representantes del club ante la Comisión Federal del Control de Clubes (Dncg, por sus siglas en francés).

 

La LFP ha relegado al Girondins a la segunda división francesa como consecuencia de la retirada de su accionista principal, una decisión que el club ha anunciado que va a recurrir mientras trabaja para diseñar el nuevo proyecto del club diseñado por Gerard López, empresario de los sectores de las nuevas tecnologías, la energía y el deporte.

 

A través de un comunicado, el Girondins detalla que la audiencia ante la Dncg se centró en analizar la situación financiera del club y su presupuesto provisional para la temporada 2021-2022, así como en verificar el proyecto de la nueva propiedad. “La primera reveló la imposibilidad de atender las necesidades del club tras la salida del accionista mayoritario”, detalla, mientras que la “segunda permitió presentar el proyecto de recuperación y la cobertura de la necesidad de financiación mediante aportaciones de las distintas partes de acuerdo con el convenio suscrito entre la empresa Jogo Bonito, Fortress y King Street”.

 

 

El club no se quedará de brazos cruzados ante el descenso, sino que “apelará esta decisión para permitir al comprador finalizar su proyecto de adquisición”. Expondrá sus argumentos de defensa en una nueva vista ante la Dncg programada para el 12 de julio.

Antes de ello debería concretarse la venta del club, con una aportación por parte de López de 7,5 millones de euros de fondos propios y un préstamo de otros veinte millones.

 

El fondo de inversión King Street, propietario del Girondins, en el que invirtió 46 millones de euros desde su adquisición, hizo público a finales de abril a la entidad su decisión de no “apoyar al club”, dejando de financiar sus necesidades actuales y futuras”.