Líder en información económica del deporte

Clubes

CD Aparejadores Rugby: entre el fútbol y el baloncesto con el ‘break even’ en el punto de mira

La entidad prevé compensar las pérdidas del Covid-19 en dos años. El club castellanoleonés cuenta para la vigente temporada con un presupuesto de 500.000 euros, con el 30% de los ingresos provienen del sector público.   

CD Aparejadores Rugby: entre el fútbol y el baloncesto con el ‘break even’ en el punto de mira
El CD Aparejadores Rugby Burgos milita en la División de Honor nacional

A. Chiva

25 oct 2021 - 05:00

El deporte en Burgos, en plena transformación. Con un club de fútbol que milita en Segunda División y uno de baloncesto disputando la ACB, la ciudad castellanoleonesa cuenta también con otro activo: el CD Aparejadores Rugby. La entidad, Recoletas Burgos-Universidad de Burgos por motivos de patrocinio, busca su profesionalización corporativa y, con ella, la rentabilidad. En dos años, la entidad se ha marcado el objetivo de absorber las pérdidas derivadas del Covid-19, aupado en un toche de un deporte que va al alza.

 

El club de Burgos, que juega en la División de Honor nacional, está trabajando en la profesionalización de la parte deportiva y de la corporativa. El presidente del Aparejadores Rugby, Iñaki Sicilia, se centra en la cantera para lograr un equilibrio entre la base y el primer equipo. “El primer equipo es nuestro mayor activo y el mejor comercial pero trabajamos en dar recursos al esfuerzo, soporte y desarrollo de profesionales y captación de cantera”, explica.

 

El club cuenta con una estructura profesional que engloba con posiciones como la de entrenadores, dirección deportiva o preparado físico, mientras en el área corporativa trabajan solo cuatro personas de manera profesional, a ellos se suman 35 voluntarios. “Es tan importante hacer crecer la base como el primer equipo, vamos en paralelo porque si no no tendría sentido”, indica Sicilia. “Gracias a los valores, el respeto y el compañerismo en una década hemos pasado de tener 20 niños a 200 entrenando con nosotros”, añade.

 

Por otro lado, el club busca otras vías estratégicas para crecer en audiencia. La entidad considera que la capacidad física, la velocidad y sobre todo la puesta en escena son parte de los valores que demanda la audiencia y en los que el rugby destaca. “Cuando la gente va a ver un partido de rugby ve espectáculo y la puesta en escena; el compañerismo y el ambiente que se crea entre equipos engancha”, destaca el presidente. “Las selecciones nacionales también son una apuesta para este deporte”, añade.

 

“Hemos creado una franquicia del rugby y tenemos rivales pero hemos colaborado muchísimo en ayudarnos: a muchas empresas les gusta porque ven del rugby un deporte transparente que une a aficionados”, señala el presidente. El pasado julio, VRAC Quesos Entrepinares, SilverStorm El Salvador y Universidad de Burgos-Bajo Cero se unieron para poner en marcha la franquicia Iberians Rugby, representante español en la Rugby Europe SuperCup, nueva competición continental auspiciada por el organismo rector del rugby europeo.

 

 

Según el directivo, este deporte no es un negocio para los clubes. “Hoy en día, la UE Santboiana es de los pocos clubes que es una sociedad anónima - explica -“en los demás clubes no hay accionistas, no hay movimiento de dinero, somos un club social”.

Según Sicilia, el CD Aparejadores Rugby está buscando una transformación para mejorar y crear un club de más nivel y llegar a ser una empresa. “Todavía queda, llevamos nueve años transformando el club y todavía nos queda; hemos profesionalizado la parte deportiva pero nos queda un largo camino para profesionalizar la parte corporativa”, indica el presidente.

 

El próximo noviembre, el club convocará elecciones, a las que Sicilia volverá a presentarse. Antes de los comicios, la entidad debe aprobar las cuentas del ejercicio 2020-2021 marcado, igual que el anterior, por la pandemia.

 

“Durante los dos años de pandemia hemos perdido dinero, han caído los patrocinios y no hemos tenido eventos públicos a pesar de seguir compitiendo”. Los ingresos del CD Aparejadores Rugby de la temporada 2020-2021 se dividen en tres partidas principales. En primer lugar, la parte pública, que engloba los ingresos por parte del Ayuntamiento, la Diputación y las ayudas Covid-19 que se han facilitado a los clubes. En segundo lugar, la parte privada, que incluye los ingresos por parte de patrocinadores. En tercer lugar, la parte social que consiste en los ingresos por parte de las fichas de los jugadores, los sorteos, el merchandising, la lotería y otras fuentes de ingresos generadas por eventos que crea el club.

 

Los ingresos por parte del sector público suponen el 30% del club a pesar de que este año el peso ha sido más alto a causa del descenso de la parte social y privada como consecuencia del Covid-19. “El dinero público este año ha supuesto más de un 40% a pesar de que intentamos estar en la línea del 30% para no depender de ello y poder seguir funcionando”, destaca el presidente.

 

 

El presupuesto que tiene el club en la vigente temporada es de 500.000 euros y el directivo de la entidad destaca su objetivo de recuperar parte de los ingresos que se han perdido el año anterior. Las pérdidas acumuladas estos dos años han sido de alrededor de 60.000 euros. De todas maneras, el club cuenta con un plan de cuatro años con el objetivo marcado de recuperar y compensar las pérdidas de años anteriores. “Estamos haciendo un gran esfuerzo en conseguir recursos para intentar quedar en break even esta temporada y, nuestra intención es poder jugar sobre un presupuesto de ingresos superior al gasto”, sostiene.

 

El club, que ahora cuenta con un total de 400 socios, está haciendo un esfuerzo de captación de patrocinadores, con acuerdos como la red hospitalaria Recoletas, la Universidad de Burgos e Itesal que suponen el 50%, mientras que el resto son patrocinios atomizados que van entrando y saliendo todos los años.

 

Sicilia podría volver a ser presidente si no se presenta ninguna candidatura y destaca que “este es un club social donde no hay capital social, es como una peña donde puede entrar quien quiera si presenta su candidatura”.

 

Entre el fútbol y el baloncesto

 

Para el club de rugby de Burgos, el fútbol y el baloncesto de la comunidad castellanoleonesa aportan elementos positivos pero también negativos. Por la parte positiva, estos deportes ayudan al rugby a ganar visibilidad y a pertenecer al deporte de la comunidad, pero por otra parte los otros deportes acaparan la mayoría de los fans.

 

En los últimos años, hay clubes de rugby en España que han recibido grandes inversiones. Los equipos de rubgy valencianos han recibido inversiones de hasta 300.000 euros por parte de la Fundación Trinidad Alonso que preside Juan Roig, dueño de Mercadona. Para Iñaki Sicilia estas inversiones son “importantísimas”. “Hace que otras marcas centren su atención en pensar porque una persona de este nivel está invirtiendo en un deporte como este y puedan generarse planteamiento de inversión por parte de otros clubes y estratégicamente les puede interesar”, explica.