26 May 2022 | 01:00

Líder en información económica del deporte

Fitness

Néstor Serra compra el 100% de un Snap Fitness y franquiciará la marca Ludus en 2020

El técnico especializado en entrenamiento hipopresivo acaba de renovar su centro insignia de Barcelona y en los próximos meses hará lo propio con la instalación de la cadena que abre las 24 horas del día. El objetivo es reforzar la oferta de entrenamiento personal en ambas instalaciones.

P. López

27 feb 2019 - 04:55

Ludus, que empezará a franquiciar en 2020, dará más presencia al entrenamiento personal en su oferta

 

 

El entrenamiento personal se ha popularizado en los gimnasios españoles y ha dejado de ser un servicio premium inaccesible para los clientes. Y ese es el nicho que quiere explotar Néstor Serra, uno de los técnicos deportivos más reconocidos del sector del fitness. El entrenador, que es propietario de la cadena Ludus y de un club franquiciado de Snap Fitness, ha decidido adecuar dos de sus centros a su nueva visión estratégica: más entrenamiento personal y más personalización al cliente.

 

Es una apuesta que ha empezado implantar en el club Ludus que opera en la calle Córcega, Barcelona. Este fue el primer estudio que inauguró, al que más tarde siguieron cuatro más. Uno de ellos abrió hace un año en la capital catalana, mientas que el resto lo gestionan alumnos de Serra en Vic, el Maresme y Bogotá (Colombia). “No son franquicias, sino alumnos con lo que llegué a un acuerdo para desarrollar la marca con más fuerza. La idea es empezar a desarrollar la franquicia en 2020”, explica Serra.

 

Su plan es abrir centros de al menos 400 metros cuadrados distribuidos entre cuatro espacios: una zona de entrenamiento personal, otra para sesiones grupales, un espacio para entrenamiento libre y un área para psiconeuroinmunología, que es una especialidad centrada en el sistemas nervioso, endocrino, inmunológico y la psiquis.

 

 

 

 

La inversión en un club ronda los 200.000 euros, pero para inaugurar un centro Ludus es necesario contar con la certificación oficial de este sistema de entrenamiento. “formamos y tenemos exámenes de nuestro sistema de trabajo; eso limita el crecimiento, pero a su vez nos permite garantizar la calidad del servicio”, afirma. Y añade: “Tenemos diferentes ciudades de España donde hay gente formada e interesada en Ludus”.

 

La inversión destinada a adecuar el Ludus original ha sido de 55.000 euros, un importe que se ha destinado a habilitar una sala de entrenamiento personal. “Ahora vamos a ofrecer un servicio más integral y que vaya más allá de la nutrición”, afirma. Es una idea que buscará replicar en los clubes franquiciados que se abran en el futuro.

 

Y precisamente esa apuesta por la preparación individualizada es la que llevará a cabo en el Snap Fitness que gestiona en la calle Roger de Lluria, en el centro de Barcelona. Serra ha adquirido el 100% de la franquicia que antes operaba con otros socios y, sin dejar de seguir las directrices de la matriz, incorporará nuevos servicios. “Quiero ofrecer más entrenamiento personal y semiprivado, que es mi punto fuerte”, detalla.

 

Este proyecto supondrá una pequeña inversión en el club para mejorar la oferta y formar a los instructores. “La empresa no está para hacer inversiones en infraestructuras; la clave será intentar mejorar el servicio”, señala, sobre un gimnasio que inauguró hace dos años. Experiencia no le falta, ya que trabajó cuatro años como director de producto en DiR y director regional de Holmes Place.