06 Dic 2021 | 18:00

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

La Generalitat 'rescata' a las pistas de esquí de Vallter y Boí Taüll

Palco 23

06 nov 2014 - 04:50

La Generalitat ha tenido que volver a salir al rescate de dos pistas de esquí en el Pirineo catalán. El Ejecutivo de Artur Mas aprobó la semana pasada que Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) inyectara 2,8 millones de euros en la gestora de las instalaciones de Vallter, al tiempo que negocia un préstamo de 7,1 millones para que Boí Taüll pueda abrir esta temporada de invierno.

 

FGC, la empresa que gestiona el servicio de ferrocarriles en Catalunya, ya es la propietaria de La Molina, Vall de Núria, Espot y Port Ainé, a las que se sumarán Vallter y Boí Taüll con las dos nuevas operaciones. El Gobierno autonómico siempre ha justificado estos rescates por el fuerte impacto económico que tienen las actividades de nieve en los pequeños municipios del norte de la comunidad.

 

En el primer caso, la Generalitat ha decidido compensar 713.589 euros en créditos otorgados a Vallter2000, al tiempo que se compromete a aportar 482.700 euros antes de que acabe el año, 804.000 euros en 2015 y otros 803.000 euros en 2016. La familia Serra, accionista mayoritario hasta hace un año, también ha capitalizado préstamos por 450.000 euros. Los nuevos recursos servirán para ejecutar una serie de "inversiones para garantizar la seguridad de las instalaciones de la estación"  durante los próximos años, según informó el Ejecutivo.

 

Estación de Boí Taüll

 

En paralelo, la Generalitat estaría buscando la fórmula para también salir al rescate de la gestora de Boí Taüll, controlada por la inmobiliaria Nozar. La fórmula que ha cobrado más fuerza es la de capitalizar un préstamo de 7,5 millones de euros que mantiene con el Institut Català de Finances (ICF). Cabe recordar, que antes del verano ya se aprobó un préstamo puente de 400.000 euros para garantizar su viabilidad.

 

En paralelo, Avançsa, el hólding que agrupa las participadas industriales de la Generalitat, también se comprometió a financiar las obras de reapertura de los accesos a la estación de esquí de Port Ainé, situada en la comarca del Pallars Sobirà y con un presupuesto de 1,7 millones de euros.