20 May 2022 | 01:59

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

El club ciclista Eroica escoge Barcelona para abrir su mayor cafetería del mundo

La entidad italiana, que organiza una carrera en España, abrirá este novedoso espacio en el barrio de L’Eixample de la capital catalana. En la ciudad existen otros puntos de encuentro como los de Tomás Domingo y Orbea.

Álvaro Falcó

31 may 2018 - 05:00

Pasión ciclista con sabor a cappuccino. El club de origen italiano L’Eroica ha elegido Barcelona para inaugurar su próxima sede dentro de su red de cafeterias. El concepto de aunar las bicicletas y el café no es único en la ciudad, pero el local social que pretende abrir L’Eroica convierte a la capital catalana en el punto de referencia dentro del mundo del ciclismo en España, donde también celebra una carrera, concretamente en La Rioja. El espacio Eroica Caffè de Barcelona será el más grande de la cadena según ha podido saber Palco23.

 

La puesta en marcha del club social la han llevado a cabo Miguel Santalices, director general de Espaibici, una iniciativa que nació con la convicción de mejorar Barcelona y pacificar sus calles apostando por el ciclismo urbano; Graciela Nowenstein, apasionada de la pasta y de este deporte que ha colaborado con algunos de los restaurantes más importantes de la ciudad; y Antonella Messina, chef de origen siciliano. La apertura del establecimiento se prevé que sea durante el mes de julio y esté situado en la calle Consell de Cent, número 350 (Dreta de L’Eixample).

 

El Eroica Caffè tiene como objetivo socializar a través de este deporte. El espacio respirará ciclismo entre sus cuatro paredes con recuerdos, objetos y libros del universo ciclista. En términos de restauración, la oferta estará basada en bebidas y alimentos típicos de Italia y Cataluña.

 

 

 

 

El club también organiza carreras por todo el mundo siguiendo el modelo de la marcha cicloturista L’Eroica creada en 1997 y que se disputa en la Toscana. Se trata de una de las competiciones de bicicletas clásicas más conocidas y que se corre en caminos de gravilla. Este evento tan particular ha crecido en las dos últimas décadas hasta llegar a convertirse en una comunidad global, con presencia en California, Sudáfrica, Uruguay y Holanda, entre otros lugares.

 

Desde L’Eroica no creen que sea posible “organizar eventos ciclistas sin tener una pasión genuina por el deporte”. Por ello, las competiciones son organizadas por gente que es por encima de todo fan de L’Eroica y comparte los valores del club. Giancarlo Brocci, inventor de esta peculiar marcha cicloturista, apuesta por el crecimiento internacional de la marca a pesar de que aún no cuentan con una oficina central. Desde L’Eroica sea planea abrir una dentro de poco en Italia.

 

L’Eroica cuenta con el apoyo de varias compañías de bicicletas y de equipamiento deportivo como las italianas Santini, Bianchi y Elite, y la alemana Continental, entre otras. Además, tiene otros patrocinios locales como la agencia de turismo gubernamental de la Toscana, la bodega Ricasoli situada en el Castillo de Brolio (Siena) y la cadena hotelera Italy Bikes, dedicada a hospedar en especial a ciclistas.

 

 

 

 

La práctica del ciclismo está en auge situándole como el tercer deporte más practicado entre los españoles. No sólo ha crecido como afición sino que también lo ha hecho en el sector comercial, un nuevo mercado que satisfacer y que es cada vez más grande. Uno de los distribuidores más importantes de bicicletas y equipamiento deportivo en España es la marca Tomás Domingo, fundada en 1948. La firma también apostó por Barcelona como ciudad para su tienda franquicia, que cuenta con casi mil metros cuadrados de superficie comercial y está situada en el número 115 de la calle Roger de Llúria.

 

Tomás Domingo abrió hace algo más de doce meses su segundo punto de venta en la capital catalana, y además puso en marcha el proyecto Doménica con una tienda especializada en ciclismo femenino. En ambas tiendas cuentan con clubes ciclistas para salir a la carretera los fines de semana.

 

La idea de juntar café y ciclismo en Barcelona también fue introducida por Orbea con motivo del primer aniversario de su campus en la ciudad. Este fabricante vasco de bicicletas abrió la cafetería Cycle Coffee dentro de su propio local, así los ciclistas podrían preparar sus quedadas, o bien recuperarse del esfuerzo tras realizar una salida. Asimismo, también se organizan talleres, cursos y ponencias en este punto de encuentro para los apasionados de las dos ruedas.