05 Dic 2021 | 06:20

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Vuelve la Euroliga con más público en los pabellones y el reto de acelerar su internacionalización

La organización está centrada en ampliar la cobertura de la competición a Europa Central, Alemania y Francia, y desarrollar los mercados de Italia y Rusia, con más licencias y acuerdos televisivos.

M.L-E

30 sep 2021 - 04:51

Vuelve la Euroliga con más público en los pabellones y el reto de acelerar su internacionalización

 

 

La Turkish Airlines Euroleague vuelve a la pista. La máxima competición de baloncesto empieza hoy, con pistas al 100% de aforo y con el objetivo de aumentar en su internacionalización, por lo que la organización está centrada en tener una competición más paneuropea y crecer tanto en patrocinadores locales como en fanbase. Tras el Covid-19, recuperar el aforo completo en los pabellones es el otro onjetivo

 

La organización está centrada en ampliar la cobertura de la competición a Europa Central, Alemania y Francia, y desarrollar los mercados de Italia y Rusia, por lo que además de tener a más equipos de las zonas con licencias permanentes, está ampliando los acuerdos televisivos en las regiones. De hecho, la semana pasada la Euroliga llegó a un acuerdo con FreeSports en Reino Unido para retransmitir algunos partidos de manera gratuita. Asimismo, dentro de esta estrategia, del 27 al 29 de mayo de 2022, el Mercedes-Benz Arena de Berlín acogerá la Final Four de la competición.

 

Como principal estrategia, la organización ha dado licencias a largo plazo al FC Bayern Munich y Ldlc Asvel Villeurbanne. Además, este año compiten AS Monaco y Unics Kazan, además de Real Madrid, TD Systems Baskonia Vitoria-Gasteiz, FC Barcelona, Anadolu Efes Istanbul, AX Armani Exchange Milan, Cska Moskow, Fenerbahce Beko Istanbul, Maccabi Playtika Tel Aviv, Olympiacos Piraeus, Panathinaikos Opap Athens, Zalgiris Kaunas , Alba Berlin, Estrella Roja de Belgrado y Zenit St. Petersburg

 

Esta nueva temporada llega con el objetivo de mantener y superar las audiencias. El año pasado registró un crecimiento de las audiencias del 70% y 79% en la temporada regular de la Euroliga y del 50% en las cifras de audiencia en directo de los playoffs de la Euroliga. También se produjo un crecimiento del 51% en la participación en las redes sociales de la Euroliga y un 39% en visualizaciones de videos, mientras que la Final Four registró niveles de crecimiento del 82% y 99% respectivamente.

 

 

 

 

También se registró un alza del 22% en los niveles de interés de la Euroliga en los territorios de la competición en comparación con 2019, con España, Italia, Israel, Turquía, Francia y Alemania impulsando el crecimiento, según datos ofrecidos por la Euroliga.   

 

Por otro lado, esta temporada se disputará con más público y, de hecho, por primera vez desde que estalló la pandemia, se disputará un partido con un pabellón lleno. El Maccabi de Tel Aviv anunció hace unos días que había agotado las 11.192 que había puesto a la venta en su primer partido de la temporada, que disputará contra el Bayer de Múnich.

 

Al menos dos tercios de los 18 equipos de la Euroliga comenzarán la temporada con más de 4.000 aficionados permitidos en sus pabellones. Nueve clubes están trabajando bajo pautas que permitirán que los estadios estén a más del 50% de su capacidad y otros cinco entre el 40% y el 50%. Además de Maccabi, los dos equipos que pueden vender todos los asientos en casa son el Mónaco y Asvel Villeurbanne. Sin embargo, para poder asistir a los partidos, todos los aficionados deberán presentar un pasaporte sanitario.

 

 

 

 

En cuanto a los clubes, las entidades llegan con más margen presupuestario tras haber soportado el golpe del coronavirus. Durante las dos próximas temporadas, la Euroliga permitirá que la aportación por parte de los propietarios al presupuesto de cada club sea superior. En 2021-2022, la aportación máxima por parte de los accionistas del club será del 55% en lugar del 50% acordado anteriormente, mientras que en 2022-2023 será del 50%, en lugar del 40%.

 

Anteriormente, la competición había aprobado un plan de estabilidad financiera, por el que se comprometió a limitar la dependencia presupuestaria que los clubes tienen hacia su máximo accionista. El resto deberá generarse con recursos propios, como la venta de entradas, merchandising, patrocinios, ingresos audiovisuales y por resultados deportivos. 

 

Pese a estas facilidades, la Euroliga obligó a los clubes a aumentar un 29,6% el presupuesto mínimo exigido a los clubes para participar en la Euroliga, hasta siete millones de euros. La competición también estará marcado por el acuerdo entre la competición y el sindicato de jugadores, que pactaron también el mes pasado el primer convenio de la competición, rubricando un pacto que crea “un marco unificado y claro en el futuro” y que estará en vigor hasta el final de la temporada 2023-2023. Entre las medidas que incluye destaca el establecimiento de un salario mínimo.