01 Dic 2021 | 08:38

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Una Francia sin televisión pone en jaque el fútbol europeo

La liga francesa de fútbol se ha quedado sin televisión ante el impago de Mediapro y la renuncia de Canal+, situando al fútbol francés al borde de un abismo económico y enviando un mensaje al resto de competiciones nacionales.

Javier Trullols

18 ene 2021 - 04:54

Una Francia sin televisión pone en jaque el fútbol europeo

 

 

El fútbol francés tiembla ante un escenario inesperado. La Liga de Fútbol Profesional de Francia (LFP) se las prometía muy felices tras el proceso de licitación de los derechos de televisión nacionales de las temporadas 2020-2021, 2022-2023 y 2023-2024 por el que se aseguraba más de mil millones de euros por temporada. Pero el sueño se ha tornado en pesadilla. Y las principales ligas europeas miran de reojo lo que sucede en Francia.


La situación que atraviesa el fútbol galo podría ser el inicio de un cambio de tendencia que marque un retroceso en el valor de los derechos audiovisuales. Sin olvidar que la Premier League, liga de referencia, vio como en la última venta de derechos (para el ciclo de las temporadas 2019-2020 a 2021-2022), los operadores pagaron casi 700 millones de euros menos por los cinco primeros lotes.

 

El economista Josep Maria Gay de Liébana advirtió a Palco23 hace unos días que dudaba que “la televisión realmente vaya a poder seguir aguantando el dinero que aporta al fútbol”, tras el cambio de hábitos derivado de la pandemia y el crecimiento de otros competidores en el sector del entretenimiento como Netflix o HBO. Todo dependerá de la audiencia.

 

La televisión, el maná del fútbol


El fútbol tiene una clara dependencia de la televisión: sin sus ingresos sería imposible mantener el actual modelo de negocio. El dinero procedente de la venta de derechos audiovisuales representa el 52,6% de los ingresos operativos, de media, de las cinco principales ligas europeas (LaLiga, Premier League, Bundesliga, Serie A y Ligue 1) según el informe Annual Review of Football Finance 2020 de Deloitte.

 

En el caso de la Ligue 1, en la 2018-2019 los ingresos de la televisión representaron el 47% de los ingresos totales de los clubes (901 millones de euros de un total de 1.902 millones de euros), de manera que sin ellos el fútbol profesional francés es insostenible, y más en un contexto de crisis generalizada y sin público en los estadios.

 

El Olympique de Lyon, uno de los principales clubes de la Ligue 1, cerró la temporada 2019-2020 con unas pérdidas de 36,5 millones de euros, tras reducir sus ingresos un 12%, hasta 271,6 millones. La principal partida de ingresos sigue siendo la de derechos de televisión, que aportó 97,6 millones, un 20% menos que en 2019. Peor fue el caso del París Saint-Germain, que cerró el curso perdiendo 125 millones de euros. Y la temporada en curso no parece que les vaya a dar un respiro.

 

LaLiga no es ajena a esta realidad. La televisión representó el 54% del total de ingresos de los clubes en su conjunto en la 2018-2019. Y las cuentas anuales de los clubes a las que ha tenido acceso Palco23 desvelan como hay casos en los que el peso de los ingresos audiovisuales se eleva hasta el 80%, como sucedió con Levante UD, Real Valladolid o CA Osasuna, demostrando que su viabilidad económica pasa por el maná de la televisión. 

 

La experiencia del fútbol francés


Mediapro se comprometió a abonar 814 millones de euros al año por el 80% de los derechos de televisión para las temporadas 2020-2021 hasta 2023-2024. Mientras que Canal+, a través de un acuerdo de sublicencia con beIN Sports, adquirió el lote tres de los derechos audiovisuales del fútbol francés (dos partidos por jornada de la Ligue 1) a cambio de 330 millones de euros por temporada.

 

La señal de alarma saltó cuando Mediapro fue incapaz de cumplir con su compromiso de pago en octubre por importe de 172,3 millones de euros. La productora solicitó en noviembre renegociar su acuerdo con la LFP, pidiendo una rebaja del 25% del valor del contrato en la temporada 2020-2021, y no abonó en diciembre un segundo plazo de 152,5 millones de euros. El caso acabó en manos de los Tribunales: a través de un proceso de mediación, la LFP y Mediapro acordaron romper el acuerdo con un último pago por parte de la productora de 100 millones de euros.

 

El primer impago de la compañía española obligó a la junta directiva de la Liga de Fútbol Profesional francesa a aprobar la solicitud de un préstamo de 112 millones de euros con el que pagar a los clubes aportándoles liquidez para afrontar sus operaciones ordinarias, en un año marcado por una caída generalizada de ingresos con los estadios cerrados.

 

 

La liga francesa recibió un nuevo jarro de agua fría por parte de Canal+. La cadena descartó quedarse con los derechos que Mediapro había dejado vacantes e incluso ha ido un paso más allá, devolviendo los derechos de los dos partidos que tenía en su poder, habiendo pagado hasta el momento por emitir la competición hasta el próximo 5 de febrero.

 

La LFP se encuentra ante la tesitura de que el acuerdo con Mediapro para que su cadena Téléfoot emita los partidos que tenía asignados acaba el 31 de enero, y la alianza con Canal+ puede finalizar una semana después si la emisora cumple con su amenaza de retornar el lote asignado. La LFP ha decidido abrir una nueva licitación sólo por los paquetes que tenía la productora, mientras que Canal+ considera que es necesario abrir un proceso por todos los derechos.

 

La nueva licitación de los derechos audiovisuales de las ligas francesa se llevará a cabo la semana que viene, avanza Sportbusiness, con la voluntad de que sea un proceso acelerado que dure poco más de diez días en vez de seis u ocho semanas como es habitual para garantizar que una nueva emisora supla los más de 800 millones de Mediapro.