28 May 2022 | 15:21

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La WWE se prepara para crecer con una nueva sede corporativa en EEUU

La gestora de eventos de lucha libre destinará 20 millones de dólares anuales al alquiler del nuevo complejo, en el que concentrará su actividad corporativa y los estudios de grabación.

Palco23

21 mar 2019 - 09:59

La WWE se prepara para crecer con una nueva sede corporativa en EEUU

 

 

La WWE sienta las bases de su crecimiento futuro. La gestora de eventos de lucha libre ha anunciado el traslado a una nueva sede corporativa en Stamford, municipio de Connecticut en el que ya tenía repartidos varios espacios de trabajo. “Este movimiento permitirá a la compañía reunir sus operaciones, incluidos sus estudios de producción y oficinas corporativas en una nueva sede”, explica la compañía en un comunicado.

 

El plan contempla que el traslado definitivo se produzca en 2021, una vez se complete la remodelación de un edificio que se ha comprometido a utilizar durante al menos 16 años y medio. En cuanto al impacto económico de este plan, la dirección prevé que la unificación de espacios le permitirá no tener que destinar más de entre 19,5 millones y 22,8 millones de dólares al año en alquileres.

 

“Uno de los elementos más importantes necesarios para ejecutar la estrategia de crecimiento a largo plazo de la WWE es el talento de clase mundial que colabora a la perfección para crear contenido atractivo”, ha argumentado ante los inversores George Barrios, copresidente de la WWE. Para ello, han optado por un inmueble mucho mejor conectado en términos de transporte y zonas suficientes para la generación de contenidos.

 

 

 

 

La compañía defiende no haberse trasladado a las afueras de Nueva York, que se ubica a sesenta kilómetros, porque consideran que están suficientemente bien ubicados para captar nuevo talento laboral y porque podría haber generado problemas en el traslado de un grupo de trabajo formado por 850 personas.

 

La compañía cerró 2018 como el mejor año de su historia, batiendo récords en beneficios y facturación. De los 801 millones de dólares cosechados en 2017 (653,4 millones de euros) han pasado a los 930,2 millones el año pasado. Un crecimiento del 16%, el mayor hasta la fecha.

 

Su beneficio se ha triplicado en solo un año, de los 32,6 millones en 2017 a los 99,6 millones de dólares en 2018 (87,74 millones de euros). Unas cifras que ya descuentan los impuestos tributados tras la reforma fiscal aprobada por Donald Trump hace dos años.