18 Ene 2022 | 03:50

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La NFL aprueba el traslado de los Raiders, que invertirá 1.585 millones en Las Vegas

Palco23

28 mar 2017 - 10:24

Ya es oficial. Los Raiders abandonan Oakland para trasladarse a Las Vegas. El cambio de sede de la franquicia fue aprobado ayer por los propietarios de la NFL con un solo voto en contra, el de Stpehen Ross, dueño de los Miami Dolphins, después de que el dueño del equipo no hubiera logrado sacar adelante su propuesta para construir un nuevo estadio en la ciudad.

 

Todo lo contrario a lo que sucede con la ciudad del juego, para la que el estado de Nevada ha asegurado la aportación de 750 millones de dólares en fondos públicos para la construcción de la nueva instalación deportiva, que en total costará 1.700 millones de dólares (1.585 millones de euros). La NFL y los Raiders aportarán 500 millones de dólares adicionales, mientras que el resto se financiará a través de Bank of America.

 

Raiders NFL Las Vegas Stadium 650
El estadio se ubicará en una de las entradas de la ciudad de Las Vegas.

 

El traslado no será inmediato, ya que la finalización de las obras no está prevista hasta 2020. Mark Davis, dueño de los Raiders, confía en que el equipo siga jugando hasta entonces en Oakland, pero el comisionado de la NFL, Roger Goodell, ha avanzado que en 2019 prevén que el equipo juegue de forma temporal ya en otra ubicación.

 

"Mi padre siempre dijo que la grandeza de los Raiders está en su futuro, y la oportunidad de construir un estadio de clase mundial en la capital del entretenimiento del mundo es un paso significativo hacia el logro de esa grandeza", defendió Davis sobre su decisión."Sabemos que algunos aficionados estarán decepcionados e incluso enojados, pero esperamos que no dirijan esa frustración a los jugadores, entrenadores y el personal", avanzó, ante el riesgo de que haya división con el equipo durante los próximos tres años.

 

Oakland intentó un movimiento de última hora para evitar la marcha de la franquicia, con un proyecto que suponía inversión pública en un estadio de 1.300 millones de dólares. Sin embargo, Goodell criticó que ese plan "no presenta una propuesta que sea clara y específica, susceptible de ejecutarse en un plazo razonable y libre de contingencias mayores".