08 Dic 2021 | 01:48

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Federación Italiana de Fútbol se blinda contra una nueva Superliga

La medida prohibirá a los clubes italianos participar en competiciones que no sean reconocidas por la Fifa, la Uefa y la propia federación italiana de fútbol.

Palco23

26 abr 2021 - 17:15

La Federación Italiana de Fútbol se blinda contra nueva Superliga

 

 

Italia, contra de la Superliga. La Federación Italiana de Fútbol (Figc) ha aprobado un cambio en su código reglamentario tras la reunión del Consejo Federal con el que se prohíbe a los clubes participantes en las ligas italianas tomar partido en competiciones no reconocidas por Fifa, Uefa y la propia federación, con el propósito de evitar otro proyecto como el de la Superliga europea, según ha informado Calcio e Finanza.

 

La participación en estas competiciones privadas no reconocidas provocará el cierre de la afiliación”, agrega la nueva versión del artículo 16 de las denominadas normas organizativas internas federales (Noif).

 

La medida planea ejercer mayor control sobre los movimientos de todos los clubes italianos, sobre todo después de que doce de los clubes más importantes de Europa, entre ellos tres italianos (Juventus de Turín, Milán e Inter de Milán) lanzaron el proyecto de la Superliga europea.

 

 

 

 

La nueva competición fue abandonada de forma abrupta ya que, dos días después de su oficialidad, nueve de dos doce clubes que la formaron presentaron su renuncia públicamente tras las protestas de aficionados y organismos políticos de Francia e Inglaterra.

 

En territorio italiano, Inter de Milán y Milán anunciaron a través de un comunicado su intención de abandonar el proyecto, mientras que la Juventus de Turín seguía creyendo en la competición, pero aseguraba que “había pocas probabilidades que se llevara a cabo de la forma concebida originalmente”.

 

El contrato que firmaron los doce clubes fundadores de la competición europea incluía una cláusula de penalización de 300 millones de euros para aquel club que desease abandonar la competición, una cantidad equivalente a la que iban a recibir justo antes de poner en marcha el proyecto.