08 Dic 2021 | 01:42

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Julia Casanueva (RFEVela): “Si se hunden los clubes nos quedamos sin deportistas”

La presidente de la vela española afronta los últimos meses en el cargo defendiendo el balance de su gestión y apelando a la unidad de todos los estamentos en aras del bien común.

Javier Trullols

10 feb 2021 - 04:56

Julia Casanueva (RFEVela): “Si se hunden los clubes nos quedamos sin deportistas”

 

Julia Casanueva dirige la Real Federación Española de Vela (Rfev) desde 2015, cuando asumió el cargo tras una moción de censura, y se prepara para pasar el testigo al no presentarse a la reelección al cargo en las elecciones del próximo abril. “La salud en general de la vela es buena, nos hemos adaptado”, asegura, al mismo tiempo que alaba la preparación de los deportistas para Tokio 2020, donde espera que regresen las medallas. Sin embargo, alerta del riesgo para este deporte de que los clubes náuticos sucumban a la crisis.

 

Pregunta: Usted está al frente de la federación desde 2015, ¿qué ha cambiado en la vela y en el organismo que dirige desde entonces? 

Respuesta: Entramos con una moción de censura, con lo grave que es eso. La situación era límite a nivel deportivo y económico. En cinco años la situación de la federación ha cambiado, con una economía saneada y habiendo empezado a crecer. Ya no pagamos deudas pasadas. Hemos situado profesionales al frente de los departamentos, integrando a todas las federaciones autonómicas y clubes, lo que ha hecho posible una mejora de los resultados deportivos. Y hemos vuelto a generar equipo, con un plan de tecnificación de equipos juveniles, con cinco de las diez clases en los primeros puestos del ranking mundial y con posibilidades para Tokio. Estamos volviendo a situar a la vela en el lugar que le corresponde a nivel mundial en el aspecto deportivo.

 

P: ¿Se presentará a la reelección el 24 de abril?

R: No me presento a la reelección. El proyecto queda cerrado. Los objetivos marcados han sido cumplidos y me siento orgullosa de lo conseguido con el apoyo de todo el equipo que me ha acompañado, de la asamblea y la junta directiva. Hay que valorar lo positivo. Es bueno que haya nueva gente, todo se puede ir mejorando.

 

 

 

P: ¿Se plantea presentarse a algún otro cargo? ¿Se desvinculará de la vela?

R: No tengo ninguna ambición ni objetivo. No me desvincularé del mundo de la vela, soy regatista y me apasiona. De momento no me he planteado entrar en otro proceso ni tengo ningún objetivo político, pero tendré tiempo de pensarlo.

 

P: ¿Confía en la celebración de los Juegos Olímpicos este verano? ¿Tras no conseguirse medallas en vela en Río 2016, qué perspectivas tiene para Tokio?

R: Tenemos realmente cinco clases muy bien posicionadas que podrían tener opción de medalla, aunque hasta que no se desarrollen no lo sabremos, con posibilidad de cuatro a cinco medallas y diplomas. En Río fue muy complicado: la gestión de la federación generó inestabilidad y eso influyó en los deportistas, que no estuvieron preparados ni a nivel deportivo ni económico. Espero que haya Juegos Olímpicos, creo y confío que sea así, quizás en plan burbuja.

 

P: En París 2024, la Fórmula Kite y el 470 mixtos serán disciplinas olímpicas, aunque la cuota de deportistas en vela se reduce en 20 atletas respecto a Tokio 2020. ¿Qué opina de los cambios? 

R: Los cambios están hechos. Me preocupan porque se reduce el número de deportistas y el hecho del cambio de clases con solo tres años de preparación y un ciclo muy corto hasta París 2024. Era una exigencia o necesidad que imponía el Comité Olímpico Internacional (COI), pero hubiera sido mejor que se mantuvieran las clases como actualmente. En 470 tenemos tripulación masculina y femenina con opciones, y me encantaría que no se hubiera modificado, son gente joven y podrían haber ido a 2024 con opciones. En relación al kite, estamos trabajando pero es un poco complicado al no estar arraigada, con unos deportistas que son espíritus libres a los que hay que reconducir hacia la normativa para conseguir los objetivos de participación. Kite tenía que entrar por la demanda que había, y si entran clases hay que reducir otras.

 

P: ¿En qué situación se encuentra la federación tras la pandemia?

R: Al ser un deporte en un medio natural el nivel de contagio ha sido mínimo. Se ha suspendido actividad a nivel mundial y europeo, pero ha sido más por el cierre de fronteras que por el deporte en sí. Los deportistas estuvieron en el centro de alto rendimiento durante el primer ciclo de la pandemia, y más tarde en noviembre se trasladaron a Lanzarote. Para algunas clases no ha venido mal este parón porque han podido trabajar cosas que con la competición no tenían tiempo. En general, a nivel deportivo hacemos un balance positivo, es mejor que no hubiera pasado pero las condiciones en las que está el equipo son buenas. En cuanto a la gestión de la federación, no se ha visto afectada, pensábamos que iba a ser peor. La salud en general es buena, nos hemos adaptado. 

 

 

P: ¿Cómo ha afectado la pandemia a la evolución del número de federados en la vela?

R: El número de federados no se vio afectado el año pasado ya que la mayoría de las licencias se emiten en los dos o tres primeros meses del año, con una cifra de en torno a 16.000 federados. Y no ha habido merma. Este año no sabemos cómo va a afectar. Si en marzo podemos hacer una actividad relativamente normal no se verá afectado.

 

P: ¿Cómo ha afectado la pandemia al presupuesto y a la financiación de la federación en 2020?

R: No nos ha afectado en cuanto a los recursos públicos de las subvenciones, que provienen del Consejo Superior de Deportes (CSD) y de las instituciones. Unas subvenciones que son finalistas, destinadas a formación, alto rendimiento e inversiones. Muchas de las actividades no se han podido cumplir al no haber campeonatos, pero nos han dado flexibilidad al permitir destinar dinero a otros gastos derivados de la pandemia. Hemos cumplido las previsiones, cubriendo también los recursos propios a pesar de las restricciones. Y todo ello sin tener que recurrir a un expediente de regulación de empleo.

 

P: ¿Cuáles son las previsiones económicas de cara a 2021?

R: El presupuesto estará entre 4 y 5 millones de euros. El primer año de un ciclo olímpico es más bajo y cuando se acercan los Juegos Olímpicos crece. Es posible que los recursos propios puedan bajar algo, debido a una disminución de licencias y actividades deportivas. En cambio, el CSD nos ha indicado que las subvenciones irán en la misma línea, y parece ser que va a haber incluso algo más de presupuesto por ser un año olímpico.

 

 

P: ¿Qué papel han de tener las administraciones en esta nueva etapa?

R: A nivel deportivo, es importante el papel de las administraciones, de las que siempre hemos tenido apoyo manteniendo una buena relación. Vamos a pedir que dentro del dinero que nos den tengamos la flexibilidad para adaptarnos a la nueva situación.

 

P: Tras la crisis de 2008, el apoyo en forma de patrocinio no ha sido el mismo. ¿Habrá un cambio de tendencia? ¿Qué hace falta para impulsarlo?

R: La crisis fue muy fuerte y la gestión en busca de patrocinio no fue excelente, algo que estamos consiguiendo revertir. No es fácil llegar al gran público, pero gracias a la gestión de LaLiga el dinero que nos dan los clubes y las plataformas nos llega. Además, el deporte ha obtenido mucha más visualización, a lo que se suman las novedades tecnológicas en las retransmisiones y los cambios en la forma de navegar, que están ayudando. Estamos trabajando en los patrocinios, aunque se ha paralizado mucho por la pandemia, ya que muchas empresas tienen problemas más importantes que el patrocinio. La ayuda de los patrocinadores es muy importante y hemos de ir a buscarles, pero el momento es delicado. En cualquier caso, hemos conseguido que nos conozcan, nos vean y tener más repercusión mediática.

 

P: ¿La vela se verá más afectada que otros deportes por la crisis económica? ¿Qué ocurrió en la anterior recesión?

R: En el anterior ciclo hubo una mala gestión. Al fallar los patrocinadores el ciclo fue malo porque la federación partía de una estructura administrativa muy pesada, desproporcionada para su nivel y presupuesto. Todo lo soportaban los patrocinadores, y cuando fallaron no se produjo el cambio necesario en la estructura federativa.

La federación debía de haberse reestructurado y centrarse en la actividad deportiva, teniendo incluso dos sedes cuando una sobraba, comiéndose una parte importante del presupuesto. Nos vamos a adaptar. Si tenemos que aprender a vivir con el virus, viviremos con él. Ya hemos creado sitios libres de Covid-19 con todas las medidas de seguridad. En cuanto a las escuelas, acuden menos niños pero hemos creado más grupos para adaptarnos a la situación. Las subvenciones se reciben en función de los resultados, los resultados de 2016 repercuten, y si conseguimos medalla espero que eso redunde en ingresos para los próximos ciclos.

 

P: ¿Cómo le afecta a este deporte la paralización del turismo?

R: A una parte importante de la federación, como son los clubes náuticos, les afecta. La falta de turismo repercute en los ingresos, y eso afecta a su vez a los deportistas ya que sus clubes tienen menos recursos para apoyarles.

 

 

P: España es un país con muchos kilómetros de costa y buen clima. ¿Qué peso tiene el país en acoger competiciones internacionales?

R:  El país está preparado para acoger competiciones internacionales, como lo ha demostrado, con lugares estratégicos como Valencia, Cádiz, Santander o Barcelona, con capacidad para acoger la Copa América, la Volvo Ocean Race o europeos y mundiales. Tenemos infraestructura y es muy importante que las autoridades se involucren más, con todos los kilómetros de costa que tenemos no nos damos cuenta de la cantidad de gente que podemos atraer y lo que conlleva, con la presencia internacional de la vela y su componente de excelencia y de ocio. Hay que hacer una apuesta y sacar rendimiento de ello y de la diversidad de climas, con un potencial impresionante por explotar.

 

P: ¿Cuáles son los principales retos para la vela tras el Covid-19? ¿Cómo ve el futuro de este deporte en España?

R: Es un deporte saneado, con un gran futuro. Si conseguimos involucrar de manera activa a todos los estamentos podemos seguir en esa dinámica, ya que el potencial es impresionante. Tenemos en el equipo preolímpico, gracias al plan tecnificación, más de cien jóvenes con proyección para 2024 o 2028, y detrás hay otros 200 para subir a ese nivel. Estamos consiguiendo estos resultados y hemos de seguir así. 

 

P: ¿En qué situación están los clubes náuticos en España tras la pandemia?

R: Son los más afectados.  El turismo ha bajado, y los clubes de Levante, Cataluña, las Islas Baleares o Canarias lo han notado. Además se encuentran con el problema de las concesiones administrativas a las que deben hacer frente. Si se les suma la pandemia que hace que la gente no pueda acudir a realizar actividades, los clubes tienen una situación muy delicada. Por eso desde la federación se intenta apoyar a los clubes, en la medida de lo posible, para ayudarles a pasar esta transición al ser los más perjudicados. Tenemos que intentar salvar esta situación. Si se hunden nos quedamos sin deportistas.