01 Dic 2021 | 02:08

Líder en información económica del deporte

Clubes

La Federación Catalana de Tenis elude la suspensión de pagos

Palco 23

31 oct 2014 - 11:35

La Federación Catalana de Tenis (FCT) ha logrado finalmente un pacto con la banca para evitar el concurso de acreedores. La entidad, incapaz de empezar a devolver un préstamo de 3,5 millones de euros, ha acordado un año más de carencia en el que sólo deberá pagar intereses, a la espera de concretar la venta de activos no estratégicos. Ahora, no será hasta junio de 2015 en el que empiece a retornar el principal, a no ser que se vuelva a acordar un aplazamiento.

 

Las entidades que han permitido dar un poco de oxígeno a la federación presidida por Joan Navarro son Catalunya Banc, ahora integrada en BBVA (1,58 millones de euros); CaixaBank (1,02 millones), Banco Sabadell (1,03 millones) y el Institut Català de Finances (ICF), con otros 120.000 euros. Banco Mare Nostrum, que se ha desprendido de su negocio en Catalunya, habría decidido no aceptar la propuesta de la FCT y empezar ya a recuperar un crédito que asciende a 432.399 euros, según informa hoy Expansión.

 

En paralelo, CaixaBank, Sabadell y el ICF han aceptado otorgar una línea de crédito adicional por 480.000 euros, que se ha destinado a cancelar deuda con proveedores, y por lo tanto no genera nueva deuda (380.000 euros), y para sufragar los costes laborales del cierre de la academia internacional que tenía en Cornellà (Barcelona).

 

La FCT, que ha recortado un 36,7% su plantilla desde 2011 (de 180 a 114 persona), ha decidido desprenderse de las instalaciones que gestiona en este municipio del área metropolitana de Barcelona. Además de tener unos terrenos propios de 6.800 metros cuadrados, la federación dispone de una concesión administrativa para gestionar el club de tenis de la ciudad bajo una concesión administrativa del Ayuntamiento. Según explica el rotativo económico, la intención de la entidad sería obtener los fondos necesarios para cancelar toda la deuda bancaria y mejorar su posición de tesorería. En este sentido, aseguran tener un informe externo que tasa ese activo en 6 millones de euros.

 

No es la primera desinversión de la FCT, que cuenta con más de 35.000 tenistas federados y considera que la gestión de instalaciones deportivas iniciada por el anterior presidente se desviaba de objeto social y suponía hacer la competencia a los propios clubs que forman la federación. Por este motivo, ya se ha desprendido de la concesión del club de tenis de Sant Joan Despí (ahora está en manos de la Real Federación Española de Tenis) y espera traspasar antes de que acabe el año la gestión de las instalaciones de L'Hospitalet.

 

Esta última operación generaría unos ingresos de 500.000 euros, que servirían para cancelar deuda con distintos acreedores, entre ellos la aseguradora Mapfre y la propia federación española. Se trata de unos recursos necesarios para sanear la entidad catalana, dirigida desde hace dos años por Antoni Cuadrada. Su objetivo es llegar limpia de deuda y problemas del pasado a 2019, momento en el que el Ayuntamiento de Barcelona decidirá si renueva la concesión de las instalaciones de la Vall d'Hebron a la federación, que querría concentrar allí toda su actividad.