Líder en información económica del deporte

Clubes

El Valencia CF pagará 19,8 millones para desencallar las obras del nuevo estadio

Palco 23

23 feb 2015 - 04:55

Peter Lim llegó al accionariado del Valencia CF con el firme compromiso de dar un vuelco a la situación financiera del club y desencallar uno de los principales proyectos paralizados por la crisis: la construcción del nuevo Mestalla. El magnate singapurense espera inaugurar el equipamiento deportivo en 2018, y para ello ha cerrado uno de los principales escollos: saldar una deuda de 19,8 millones de euros con el Ayuntamiento de Valencia.

 

Este importe corresponde a la adquisición de la parcela donde se realizan las obras, que se tasó en 45,44 millones de euros. El conjunto que preside Amadeo Salvo saldó 25,62 millones de esta compraventa con la cesión de 18 parcelas repartidas por la ciudad y que sumaban 73.550 metros cuadrados. La diferencia es la citada cuantía de 19,8 millones, que el Valencia CF pagará en un plazo máximo de diez años.

 

El club realizará un pago inicial de 990.846 euros, a los que se añadirán otros 1,4 millones el 15 de octubre. El resto se abonará en nueve años, con un interés del 3,5%, que elevarán los ingresos para las arcas del consistorio dirigido por Rita Barberá a 23,3 millones de euros. “Hemos negociado con ánimo y espíritu de colaboración y de acuerdo con la Ley para resolver este problema”, aseguró Barberá tras anunciar el acuerdo.

 

"Se trata de un hecho relevante para la reactivación y finalización de las obras del Nuevo Estadio", aseguraron desde el conjunto ché, que para desencallar la operación ha entregado como garantías el futuro aparcamiento que habrá bajo la infraestructura, con capacidad para 3.000 coches, y la superficie comercial anexa al terreno de juego.

 

El acuerdo con el Ayuntamiento se produce después de las negociaciones paralelas entre Lim y Bankia, por las que el millonario asiático se hizo con el 70% del Valencia CF. El préstamo de 150 millones de euros que recibió el club se ha refinanciado con un plazo de amortización de quince años (vence en junio de 2029), con tres de carencia y un interés de euribor más 1,5 puntos; a partir del cuarto año, el tipo se elevará a euribor más tres puntos. Las garantías sobre este préstamo seguirán siendo las mismas: la parcela donde se construye el estadio, que Lim no descarta vender a un operador para continuar como inquilino, y los ingresos por derechos de televisión.