30 Jun 2022 | 16:25

Líder en información económica del deporte

Clubes

El CSD cifra en 525,6 millones de euros el impacto del Covid-19 en el fútbol

Tras ocho años consecutivos obteniendo beneficios, los clubes de Primera y Segunda División cerraron la temporada 2020-2021 con unas pérdidas de 878 millones de euros, de las que 820,8 millones correspondieron a LaLiga Santander.

El CSD cifra en 525,6 millones de euros el impacto del Covid-19 en el fútbol
Por lo tanto, tras ocho años consecutivos obteniendo beneficios, los clubes de Primera y Segunda cerraron 2020-2021 con unas pérdidas de 878,4 millones de euros, de las que 820,8 corresponden a Primera y 57,5 millones a Segunda.

M. L-E.

20 may 2022 - 05:00

El impacto del Covid-19 condena el fútbol profesional a los números rojos. El Consejo Superior de Deporte (CSD) estima que en la temporada 2020-2021, el impacto del Covid-19 fue de 525,6 millones de euros, correspondiente al resultado ordinario de La Liga Nacional de Fútbol Profesional, según se desprende del Balance de la situación económico-financiera del fútbol español 1999-2021. El resultado entre los equipos de Primera hubiera mejorado en 482,8 millones y en Segunda, en 42,7 millones de euros.

 

 En la temporada 2020-2021, los clubes de la Primera cerraron con unos números rojos de 820,9 millones de euros, frente a 88,1 millones de euros de números negros de 2019-2020 y frente a 227,6 millones de euros de 2018-2019. En Segunda, las pérdidas fueron de 57,5 millones, frente al beneficio de 6,9 millones de euros de 2019-2020.

 

Según se desprende del informe, que analiza también el impacto del Covid-19, los ingresos ordinarios cayeron 732 millones de euros respecto a las cifras que se habrían obtenido en condiciones normales, aunque sus gastos ordinarios fueron 206,4 millones de euros inferior a los que habrían tenido en una temporada normal.

 

 

 

 

 

En este contexto, el CSD asegura que, aunque no se puede cuantificar el impacto en los beneficios extraordinarios procedentes de los traspasos de jugadores, la temporada 2020-2021 se habría cerrado con pérdidas en las dos competiciones del fútbol profesional.

En base a la información contenida en las cuentas anuales remitidas por los clubes y aunque no todos desglosan con el mismo detalle la procedencia de sus ingresos extraordinarios, el organismo señala que los beneficios por traspasos de jugadores se habrían situado en 405 millones de euros, frente a los 830 millones de 2019-2020.

 

“Cabe suponer que en condiciones de normalidad los clubes habrían obtenido unos beneficios por traspasos de jugadores muy superiores, gracias a los cuales la competición profesional en su conjunto habría presentado un resultado mucho más equilibrado”, asegura, recordando que el golpe en la partida de abonados, taquilla y competición fue de 581,3 millones de euros.

 

Asimismo, el CSD recuerda que además de la reducción derivada de competir a puerta cerrada y el impacto en los traspasos de jugadores, al finalizar la temporada deportiva 2019-2020 tras el cierre contable de ese ejercicio, los ingresos y gastos correspondientes a esos partidos se han imputado al ejercicio 2020-2021.

 

Por lo tanto, tras ocho años consecutivos obteniendo beneficios, los clubes de Primera y Segunda cerraron 2020-2021 con unas pérdidas de 878,4 millones de euros, de las que 820,8 corresponden a Primera y 57,5 millones a Segunda.

 

 

 

 

En este contexto, los ingresos totales descendieron un 16,7%, hasta 3.864,6 millones de euros, de los 3.435,6 millones de euros correspondieron a Primera y 429 millones de euros, a Segunda. El negocio por retransmisión siguió siendo la principal fuente de ingresos de los clubes, tras representar un 48,7% de los ingresos totales, mientras que los ingresos extraordinarios supusieron el 13% de los ingresos totales. Por otro lado, los gastos totales ascendieron un 4,4%, hasta 4.743 millones de euros, de los que 4.256,5 millones correspondieron a Primera División y 486,6 millones de euros, a Segunda División. Los gastos de personal representaron un total del 68,7% del desembolso en Primera y del 63,1% en Segunda.

 

Pese a este contexto, los clubes no aumentaron su endeudamiento, sino que lo redujeron un 0,9% frente a 2019-2020, situándose en 5.630,6 millones de euros, de los que 5.176,8 millones correspondieron a Primera y 453,9 millones correspondieron a Segunda. La disminución se concentró en el endeudamiento a corto plazo mientras que las deudas a largo plazo se incrementaron respecto a la temporada anterior, debido entre otros factores a que varios clubes refinanciaron parte de su deuda.

 

Por su parte, el fondo de maniobra de las dos competiciones profesionales en conjunto se mantuvo prácticamente igual que la temporada pasada, con un descenso del 1,7%, hasta un negativo de 1.375,3 millones de euros.