19 Ene 2022 | 23:24

Líder en información económica del deporte

Equipamiento

La Champions League de los proveedores, ¿quién pone la alfombra roja al deporte?

Más allá de clubes y agencias de márketing, hay un centenar de empresas españolas que enfocan su actividad principal al mundo del deporte, ya sea con iluminación, canastas o pavimento.

Guillermo G. Recio

13 jul 2017 - 04:55

 

De la butaca al césped y del vestuario a la iluminación. Las estrellas deportivas no sólo necesitan un balón y unas zapatillas para poder deslumbrar ante millones de aficionados. Y ahí es donde aparecen el centenar de empresas españolas que se dedican a hacer negocio equipando a todo tipo de recintos deportivos.

 

Uno de los elementos clave en la práctica deportiva del fútbol y del baloncesto, por ejemplo, es tener el espacio donde poder meter los goles o los puntos. Es decir, una portería o una canasta. En este sector hay varias marcas internacionales conocidas, como Spalding en el mundo del baloncesto. Sin embargo, empresas españolas como RTM Sports también buscan su espacio.

 

La empresa sevillana, que trabaja tanto con clubes profesionales como con entidades amateurs y municipales, ha dado un paso más y ha apostado fuerte por el mundo del fútbol al firmar un patrocinio con ProLiga Fútbol, la asociación que engloba a Segunda B y Tercera División del fútbol español. De esta forma, si bien no es la élite, si le da acceso a una base de más de 200 clubes asociados.

 

En España, RTM Sports equipa de distintas formas al Sevilla FC y a la UD Levante, entre otros. Su director general, José Juan Ruiz Palma, destaca que su negocio principal se enfoca al fútbol porque es donde hay más negocio con porterías, vestuarios y banquillos, aunque también están presentes en baloncesto, por ejemplo.

 

 

En este campo también se pueden encontrar otros proveedores como Dalter, León de Oro (que puso las redes en el Mundial de Brasil), Rombull y Elk Sports, empresas que además de equipamiento deportivo también ofrecen material como balones, conos y colchonetas. Para Ruiz, el sector no tiene una masificación de competidores, algo que beneficia a una empresa joven y menos conocida como RTM Sports.

 

Para poder instalar este tipo de equipamiento, antes es necesario que entren en juego las empresas que se dedican a poner la alfombra roja, ya sea un pavimento o césped. Aquí, destacan empresas como Royal Verd (empresa catalana que trabaja con varios clubes de La Liga), Mondo, PaviFlex y RMD, que trabaja reciclando material para después producir caucho para césped artificial. En su caso, muchas veces deben sortear procesos de homologación, tanto de la Uefa como de la Fifa o la Euroliga, que piden un suelo de determinada calidad.

 

Estas compañías centran su actividad en todo lo que rodea al jugador, pero también hay empresas que se dedican especialmente a los aficionados. Daplast es una de ellas, encargada de fabricar tribunas y asientos para estadios. Su director general, Rafael Pérez-Esparza, explica que están muy enfocados al deporte, lo que les ha llevado a trabajar con la mayoría de clubes de Primera y Segunda División del fútbol español.

 

Más allá del deporte rey, también instalan los asientos del Martín Carpena, donde juega el Unicaja de Málaga de ACB, y de la Caja Mágica, donde se disputa el Mutua Madrid Open. Pérez-Esparza comenta que su “sector está bastante tenso a raíz de la crisis económica, porque ahora hay empresas de grandes dimensiones que prestan más atención que antes a este nicho”. Además de la empresa cordobesa, en este segmento trabaja también Euroseating, Cemul y Figueras. Otras, como Nussli, se han especializado en estructuras temporales para eventos como la Copa Davis.

 

Hay muchas más compañías que ven en deporte su principal negocio, o al menos parte de él. Se trata por ejemplo del sector de la seguridad y de los accesos, donde hay tanto grandes empresas como Prosegur o Securitas Direct hasta TD Sistemas o Accesor. Del mismo modo, tangencialmente, también se dedican a este sector algunas empresas de limpieza como Prestaser o Grupo BN.

 

 

En el ámbito de la iluminación, gigantes como Philips están dando grandes pasos en La Liga con acuerdos con el Atlético de Madrid, el Real Betis y el Sevilla FC. También actúan en baloncesto, con la Final Four de la Euroliga o con el pabellón de los Golden State Warriors de la NBA. Su apuesta ya no solo se refiere a la eficiencia, sino a poder realizar espectáculos de luz para mejorar la experiencia del aficionado.

 

Relacionado con el aspecto de la imagen y la decoración, hay empresas como MolcaWorld, que trabajan con Valencia CF, Sevilla FC, Malaga CF, RC Celta, UD Levante, Real Betis y Valencia Basket. Su fundador y consejero delegado, Francisco Carrasco, explica que en estos casos se han llevado a cabo “proyectos integrales con reformas de sus instalaciones deportivas, desde la consultoría, diseño, producción e implementación”.

 

La empresa valenciana también ha trabajado en distintos proyectos con el World Padel Tour, la Fórmula 1, el Mundial de Snow & Freestyle, Moto GP, Americas Cup y la Volvo Ocean Race. Aquí, han desarrollado proyectos relacionados con las áreas de hospitality y la señalización técnica del evento, además de ocuparse de la decoración.

 

Pero si hay un sector que desde hace unos años ha empezado a ganar peso dentro del día de partido es, sin lugar a dudas, la industria del catering. Y ya no sólo por los servicios más exclusivos en las zonas VIP del recinto deportivo sino por la mejora en la oferta de los bares dentro del complejo. Aquí, trabajan Sodexo y Grupo Sehrs, aunque el ejemplo más reciente es Aramark, que explotará la siguiente temporada los puestos de comida en los terrenos de juego del Deportivo de la Coruña y del RCD Espanyol, con el objetivo de que los aficionados consuman más en el estadio y no fuera de él.

 

 

De España al resto del mundo

 

Aunque para el aficionado quizás algunos de estos nombres no sean conocidos, lo cierto es que algunas de las empresas españolas dedicadas a proveer a los clubes e instalaciones municipales tienen un largo recorrido no sólo por España, sino por el resto del mundo. En el caso de RTM Sports, su actividad va desde Uruguay hasta Estados Unidos, donde esperan entrar en los próximos meses. Daplast, por ejemplo, trabaja en más de 50 países, desde el Norte de África hasta México.

 

En ambos casos, su estrategia para llegar a estos lugares lejos de Andalucía se centra en encontrar a un distribuidor, ya que “la distancia puede ser una barrera porque los clientes quieren a los proveedores cerca”, indica Pérez-Esparza. “Tener la producción en España nos da más flexibilidad que alguien que trae sus productos de China. Además, en nuestro caso, los productos son de volúmenes muy grandes y no nos afecta tanto la competencia como a los proveedores de balones”, destaca Ruiz sobre RTM.