26 Sep 2022 | 03:11

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Los pequeños accionistas del fútbol español denuncian en Bruselas el actual modelo televisivo

Palco 23

05 ene 2015 - 04:55

Los pequeños y medianos accionistas del fútbol español han llevado hasta Bruselas las reivindicaciones para un reparto de los derechos de televisión más equitativo. Fasfe (Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español) ha presentado la denuncia ante la Dirección General de Competencia de la Unión Europea (UE), en un acto que tiene algo más de reivindicativo que efectivo, dado que a partir de la temporada 2016-2017 es previsible que se centralice ya la venta de las retransmisiones de la Liga BBVA.

 

La asociación, que integra a los minoritarios de clubes como el Atlético de Madrid, el Sevilla o el Valencia, denuncia que el actual modelo, por el que cada equipo negocia individualmente con Mediapro o Telefónica, "redunda en sustanciales diferencias entre el que más percibe y el que menos. "Finalmente -añade la denuncia- esto concluye en que se configura un modelo francamente desequilibrado en el que los dos grandes perciben más de la mitad del total de los ingresos".

 

Pese a que cada club negocia los ingresos a percibir, Fasfe denuncia en su carta que sistemáticamente se produce una "vulneración por parte de dicho sistema de contratación y reparto de los artículos 101 y 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea", al imponer una "situación contraria a la libre concurrencia". En opinión de Fasfe, el hecho de que Real Madrid y FC Barcelona se lleven casi el 50% del total de ingresos por televisión del fútbol español no sólo ha afectado a la competición doméstica, sino que también ha favorecido a estos dos equipos en la Champions League.

 

La denuncia llega en vísperas a que el Gobierno apruebe el Real Decreto que permitirá recuperar la venta centralizada de los derechos de televisión, vigente en España hasta finales de los años 90. Con el nuevo modelo se espera elevar de 800 millones a más de 1.100 millones de euros la cuantía global que obtiene el fútbol español por sus retransmisiones. El nuevo reparto se realizaría de forma que Barça y Real Madrid se mantuvieran en niveles similares a los actuales (140 millones de euros, aproximadamente), mientras que el resto de equipos elevaría sustancialmente su parte del pastel.

 

El futuro reparto se realizará de la siguiente forma: el 50% de los recursos se repartirá a partes iguales entre todos los clubs; un 25% irá en función de la trayectoria deportiva y los resultados de la última temporada, y el 25% restante se repartirá en base a la representación social e importancia a la hora de generar dinero por televisión.