25 May 2022 | 23:56

Líder en información económica del deporte

Clubes

Nàstic de Tarragona: ampliación de dos millones y construcción de ciudad deportiva propia

El conjunto tarraconense afronta la actual temporada 2021-2022 con la intención de lograr el ascenso a la categoría de plata para lidiar con las pérdidas que supone competir en una categoría como la Primera Rfef.        

Nàstic de Tarragona: ampliación de dos millones y construcción de ciudad deportiva propia
Gimnàstic de Tarragona disputa sus partidos en Primera Rfef y cuenta con un presupuesto de tres millones de euros para lograr el ascenso a LaLiga Smartbank.

Albert Ferrer

08 mar 2022 - 05:00

Gimnàstic de Tarragona se prepara para el fútbol profesional. El club catalán, que actualmente milita en Primera Rfef, cuenta con un presupuesto de tres millones de euros para lograr el ascenso a LaLiga Smartbank. En el caso de que esto no se diera, la entidad tiene previsto llevar a cabo una ampliación de capital de dos millones de euros, que se cubriría con fondos propios de los accionistas del club.

 

“Llevamos ya tres temporadas fuera del fútbol profesional y económicamente no es sostenible”, explica Lluís Fàbregas, director general de la entidad grana, a Palco23. En los cursos anteriores, la entidad cerró sus ejercicios con superávit por la ayuda al descenso que ofrecía LaLiga, pero este curso el club ya no cuenta con dicha partida.

 

Pese a todo, el Nàstic recibió en los últimos meses la aprobación del Ayuntamiento de Tarragona para construir su futura Ciudad Deportiva en la Anella Mediterránea. “Después de verano podremos estrenar el complejo a través de nuestro fútbol base, ya que tendremos dos campos de fútbol once y uno de fútbol siete”, detalla el ejecutivo.

 

Aunque el ejecutivo no ha dado cifras de la inversión que supondrá el nuevo complejo, la entidad tiene previsto levantar la Ciudad Deportiva a través de la venta de los terrenos de la Budellera (la antigua ciudad deportiva) por los que espera percibir cerca de ocho millones de euros.

 

 

 

 

Actualmente, el 70% del capital social del Nàstic está en manos del consejo de administración del club, repartido entre Josep Maria Andreu, el presidente, y el resto de las integrantes del órgano. El 14% restante está en manos del Ayuntamiento de Tarragona y el otro 16% se lo reparten pequeños accionistas, de los cuales el 5% son extranjeros.

 

De cara al cierre de la temporada en curso, Gimnàstic de Tarragona tiene previsto finalizar el ejercicio con unas pérdidas de 1,5 millones de euros, ya que el club es el encargado de abonar los costes del arbitraje, al mismo tiempo que aumentan los gastos en transporte, prevención médica (PCR) y alojamiento.

 

El conjunto catalán fue uno de los clubes que remitieron un escrito a la Real Federación Española de Fútbol (Rfef) denunciando la “mala praxis” de algunos equipos de la federación.

 

En este sentido, Fàbregas denuncia que había clubes que pagaban a sus jugadores en B o que cotizaban por debajo de lo oportuno. “Las reglas deberían ser iguales para todos, y si nosotros pagamos cierta cantidad por el impuesto sobre la renta (Iprf) o Seguridad Social, ellos también deberían”, critica el ejecutivo.