24 May 2022 | 11:35

Líder en información económica del deporte

Clubes

La Generalitat aprueba el último escollo administrativo para el Espai Barça

El Ejecutivo catalán ha publicado el acuerdo para la aprobación de la Modificación del Plan General Metropolitano (PGM), de manera que ya se puedan tramitar los proyectos de urbanización y reparcelación previo a las licencias de obras.

Palco23

15 jun 2018 - 15:05

La Generalitat aprueba el último escollo administrativo para el Espai Barça

 

 

El FC Barcelona quema una nueva etapa en el farragoso y ambicioso plan de transformación del Camp Nou. La Generalitat de Catalunya ha hecho oficial hoy la aprobación definitiva de la necesaria Modificación del Plan General Metropolitano (PGM), que fue aprobada por la subcomisión de urbanismo de Barcelona el pasado 15 de mayo. Es un escollo más salvado, de manera que ahora ya se podrán tramitar los proyectos de urbanización y reparcelación.

 

El club prevé que la inversión global del Espai Barça ascienda a unos 650 millones de euros como máximo, de los que ya se han consumido una parte con la construcción del estadio Johan Cruyff en la Ciudad Deportiva Joan Gamper de Sant Joan Despí (Barcelona) y actuaciones menores dentro del Camp Nou. El grueso de las obras se iniciará en el verano de 2019, como ya adelantó este diario, con la demolición del Miniestadi.

 

Desencallar el proyecto con el Ayuntamiento de Barcelona no fue sencillo y la entidad deportiva tuvo que realizar nuevas concesiones. En cuanto al impacto económico, el consistorio señala que los costes urbanísticos ascenderán a 125 millones de euros, tres millones más de lo previsto, que asumirá íntegramente el club blaugrana. La entidad espera que al menos 300 millones del coste pueda sufragarse con el dinero del patrocinio del estadio.

 

 

 

 

Los cambios incluyen la eliminación de los cerramientos del recinto, de manera que estará abierto a la ciudadanía y se mantendrá la continuidad del resto de espacios públicos; sólo se instalarán barreras los días de partido, para garantizar el control de accesos. Además, se ha cambiado la configuración de las zonas de espacios verdes, de manera que se aumenta en 3.000 metros, hasta 23.000 metros cuadrados, respecto al plan inicial.

 

También se ha acordado reducir en 500 metros cuadrados el tamaño del hotel de cuatro estrellas proyectado, que inicialmente debía ocupar una superficie de 10.000 metros cuadrados, como adelantó Palco23. Su apertura no está prevista hasta 2024, pues la denominada Zona 18, que también incluye superficie comercial y un edificio de oficinas de diez pisos, aunque con menos capacidad de la prevista. Estos dos activos debían tener 1.500 metros y 18.500 metros cuadrados, respectivamente, si bien deberán recortarse 1.500 metros adicionales respecto al diseño original.

 

Las modificaciones hacen igualmente referencia a la movilidad y la mejora del espacio viario que conecta con el estadio. En este sentido, el número de plazas de aparcamiento no se incrementará y queda fijado en 3.200 coches, 1.000 motos y se añaden 700 para bicicletas. En cuanto a la gestión de los autocares, se habilitará un aparcamiento para hasta 70 vehículos bajo los terrenos de la FCB Escola (donde hoy está el Miniestadi) y sesenta más en día de partido en la calle Menéndez Pelayo.

 

La construcción de la nueva FCB Megastore y el museo se espera para noviembre de 2018, siempre que se cumpla el calendario. Con el nuevo diseño, ambos espacios tendrán una primera planta a pie de calle y una segunda bajo la explanada del Camp Nou. En diez meses deberían concluir los trabajos, por lo que durante cuatro meses (de mayo a agosto de 2019) coincidirán con el inicio de la construcción del Nuevo Palau Blaugrana y el Camp Nou, además de los trabajos de cimentación.

 

 

 

 

Antes, en el primer trimestre de 2019, se habrá procedido a la demolición del Miniestadi, ya que es allí donde se levantará el nuevo pabellón para las secciones profesionales, la pista de hielo y la primera fase de la FCB Escola. En este caso, los técnicos que dirigen el proyecto confían en que la instalación donde jugarán los equipos de baloncesto, balonmano, fútbol sala y hockey esté lista en abril de 2021, por lo que su estreno sería en 2021-2022, es decir, con dos años de retraso respecto al plan original.

 

El retraso que se prevé para que el Camp Nou esté completamente listo es algo inferior, de un año y medio siempre que se cumpla el calendario. La parte positiva para el club es que, como en ningún momento se dejarán de disputar allí los partidos, no deberán solicitarse cambios de sede de los primeros partidos de la temporada 2022-2023, pese a que los operarios no saldrán de la zona hasta agosto de dentro de cinco años. Un lustro en el que se concentrarán los dos grandes trabajos arquitectónicos y, por lo tanto, el momento en el que mayor capacidad inversora necesitará el club.

 

Pese al retraso en las fechas, el Barça mantiene el plan de trabajo, por el que en el verano de 2019 (se quería que hubiese sido 2017) se reconstruirá la primera gradería del Gol Sud y Lateral. En el segundo verano se procederán con los mismos trabajos, pero en las zonas del Gol Nord y Tribuna; se retirará la actual cubierta de Tribuna, y se igualará la tercera gradería. El tercer verano de obras se completará la cubierta. En total, 39 meses a partir de mayo de 2019, según la documentación en exposición pública.

 

En el verano de 2021, a un año vista para finalizar el Camp Nou y una vez estrenado el Palau Blaugrana, se demolerá el actual. Es la tercera pieza del mencionado efecto dominó, ya que en esos terrenos se levantará el nuevo edificio corporativo del club. Sus obras se prolongarán durante 18 meses y discurrirán en paralelo a la del aparcamiento soterrado junto a la Calle Maternidad, es decir, tras la grada Lateral, y a una zona de carga y descarga.

 

Ya entre 2022 y 2023, con el nuevo Camp Nou finalizado al 100%, se seguirán construyendo dos aparcamientos subterráneos que quedarán pendientes. Y no será hasta enero de 2023 que se tirará abajo la pista de hielo y el edificio conocido como Boulevard, donde hoy está la FCB Megastore, parte de las dependencias del Museo y un restaurante Pans&Company. Allí se levantará la bautizada como Zona 18, que es donde podrá haber un hotel, oficinas y tiendas en los bajos.

 

Es una de las joyas comerciales del proyecto, ya que este inmueble es el que debe permitir al Barça rentabilizar la fuerte inversión que realizará en todo este proyecto inmobiliario. Ahora bien, su finalización no se prevé antes de comienzos de 2025, por lo que la generación de ingresos deberá esperar más de dos años y medio desde la finalización de la obra diseñada por el despacho japonés Nikken Sekkei. Para muchos, la duda será si para entonces Messi estará o no en activo no para cortar la cinta, sino para inaugurar las porterías con un gol.