17 May 2022 | 07:25

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Rayo Majadahonda inicia la búsqueda de 3,2 millones para convertirse en SAD

El club, recién ascendido a LaLiga 1|2|3, ha convocado una asamblea de socios para el 19 de julio con el objetivo de que los socios aprueben su conversión en sociedad anónima deportiva para cumplir con la Ley del Deporte.

Palco23

02 jul 2018 - 19:17

El Rayo Majadahonda dejará de ser un equipo controlado por dos centenares y poco de socios. La junta directiva del recién ascendido a LaLiga 1|2|3 ha convocado una asamblea extraordinaria para el próximo 19 de julio, en el que el único punto en el orden del día es la conversión del club en sociedad anónima deportiva (SAD). Dicho de otra manera, los socios necesitan encontrar a inversores que aporten 3.246.203,55 euros durante los próximos nueve meses si quiere cumplir con los requerimientos de la Ley del Deporte.

 

Al iniciarse el proceso de forma voluntaria, la entidad deportiva tendrá prácticamente todo un año para trabajar la llegada de accionistas con el músculo económico necesario para asegurar que el equipo podría seguir en LaLiga de forma legal en caso de permanencia. Por el momento, se desconoce si se han establecido contactos con potenciales socios o si se baraja la creación de una fundación que posea la mayoría accionarial, como han hecho entidades como la SD Huesca.

 

A diferencia de otros casos, el Rayo Majadahonda no dispone de un elevado volumen de recursos propios. Según diversos medios locales, la temporada 2016-2017 se cerró con un ligero superávit de 9.000 euros, tras facturar 1,13 millones de euros. Se desconoce cuáles han sido los resultados de 2017-2018, si bien las primas por el ascenso al fútbol profesional se habrían podido compensar con los dos millones de euros que cobró por derechos de formación tras la venta de Theo Hernández del Atlético de Madrid al Real Madrid.

 

Se da la circunstancia de que en noviembre se modificaron los estatutos del club para blindarse precisamente de terceros, estableciendo que cualquier candidato a presidente tuviera un mínimo de antigüedad de seis años como socio del club; los directivos deberían llevar al menos tres años asociados.