Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Jueves, 02 Abril 202014:16:59

Buscador

;Menu
h Entorno

El ‘guiño’ del COI a Pirineus-Barcelona: ¿cómo afecta el giro olímpico a la candidatura catalana?

El organismo internacional quiere flexibilizar los requisitos a las regiones que presentan propuestas para albergar los Juegos, y permitirá candidaturas conjuntas entre varios países. Pirineus-Barcelona ve esta novedad como una oportunidad.

28 Jun 2019 — 04:59
P. López
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Pirineus-Barcelona ve esta novedad como una oportunidad para sumar fuerzas con países como Francia y Suiza

 

 

El giro sostenible del Comité Olímpico Internacional (COI) busca endulzar el caramelo de los Juegos Olímpicos y atraer a más candidaturas, tras años en que algunas propuestas se han caído por falta de apoyo popular. En ese anhelo para llevar el movimiento olímpico alrededor del planeta, el ente rector ha reforzado los requisitos para adjudicar los Juegos, generando un efecto colateral que podría beneficiar a la candidatura Pirineus-Barcelona: la posibilidad de que varios países sumen fuerzas para albergar una cita olímpica.

 

Es una cuestión que interesa a la Generalitat de Catalunya, que está en la carrera por adjudicarse la sede de los Juegos de Invierno 2030. Consciente de que no cuenta con toda la infraestructura necesaria para celebrar la cita, y a sabiendas de que no merece la pena construir equipamientos provisionales para habilitar según qué zonas de entrenamiento o competición, el Gobierno autonómico hace meses que ve con buenos ojos la opción de sumar fuerzas con otras regiones.

 

“En el informe técnico se definirá donde se encuentran las instalaciones que nos faltan, sea en Suiza o en Francia”, aseguró, Gerard Figueras secretario general del Deporte de la Generalitat de Catalunya, en una entrevista a Palco23. Es una opción que sí podrá ejecutarse ahora que la asamblea del COI ha aprobado con unanimidad un paquete de medidas para flexibilizar la elección de las futuras sedes olímpicas.

 

 

 

 

La principal novedad es la posibilidad de que unos Juegos se celebren en “múltiples ciudades, regiones o países”, pero también resulta relevante que, por primera vez, se elimina la obligación de designar la sede siete años antes del evento. En consonancia con la visión del Gobierno catalán y el Comité Olímpico Español (COE), el COI también se ha decantado hacia la posibilidad de construcción de infraestructuras que tengan una utilidad real.

 

La entidad estima un ahorro de 527 millones de dólares (462,8 millones de euros) para las sedes de los Juegos de Invierno que pongan en marcha medidas de sostenibilidad, y para facilitar el camino a las sedes, ha aprobado una enmienda para que deje de ser obligatorio tener una Villa Olímpica. Es decir, que Barcelona podría presentar su elevada oferta hotelera como garantía de que no hará falta construir nuevas residencias.

 

En este sentido, se priorizarán las sedes que ya dispongan de instalaciones deportivas construidas y, en el caso de aquellas que deban realizar obras, sólo se tendrán en cuenta aquellas que generen un “legado sostenible”. En este sentido, Figueras afirma que la organización de los Juegos de Invierno de 2030 podría ser una oportunidad para que el CAR reoriente su actividad, hasta ahora muy centrada en la preparación de atletas para los Juegos de verano.

 

 

 

 

“Si la candidatura avanza, es razonable pensar que el CAR se refuerce con otras modalidades; no podemos tener una pista de skeleton, pero sí una recta de aceleración”, aseguró el responsable de deportes de Cataluña. Figueras tiene claro que Pirineus-Barcelona “es el espacio que necesita el COI para mostrar que es posible organizar unos smart games”, y el viraje del organismo hacia la sostenibilidad podría aupar la candidatura catalana.

 

La Agenda 2020 establece que unos Juegos de Invierno deben contar con un presupuesto de 1.300 millones de euros, de los cuales el organismo se compromete a aportar 900 millones. La cantidad restante, que ronda los 500 millones de euros, podría ser inferior si Pirineus-Barcelona firmara acuerdos con otras ciudades europeas. ¿Logrará la candidatura sumar los apoyos necesarios para que la región albergue sus primeros Juegos Olímpicos de Invierno?

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@palco23.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Palco23 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...