Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Martes, 20 Abril 202117:48:45

Buscador

;Menu
Blog

El propósito del deporte

El propósito del deporte

 

 

No por manida ni repetida miles de veces una realidad deja de serlo. Por ejemplo, en los últimos años nos habíamos aburrido de oír que la velocidad de los cambios (políticos, sociales, económicos o culturales) se ha acelerado, que el mundo es un lugar pequeño en el que todo puede moverse de sitio a toda prisa.

 

Se decía que esta realidad, provocada sobre todo por influencia de la tecnología (algo que a menudo asimilamos con el progreso), obliga a los agentes económicos a estar preparados para el cambio de escenario. Es lo contrario de lo que se dice en política: sólo quien se mueve (y rápido) sale en la foto del año siguiente.

 

Dejado atrás 2020, esta forma de pensar no ha quedado ni mucho menos desacreditada, pero se ha constatado que los rápidos cambios en el entorno en el que se tienen que mover las empresas no son siempre en sentido positivo. El Covid-19 es una durísima advertencia sobre la vulnerabilidad de la especie humana en un mundo que no controla a voluntad y de cómo la interconexión entre los habitantes del planeta (la casi siempre positiva globalización) también tiene sus riesgos.

 

Ante unos hechos de tal magnitud, cuando lo que parecían teorías de la ciencia ficción bajan de repente a la realidad y golpean el día a día de todos los habitantes del planeta, queda claro que tener una cierta visión del mundo es una tarea fundamental para los líderes económicos y empresariales. Sin un pensamiento profundo, sin una cierta visión del mundo, resulta complicado poder formular un discurso y construir una propuesta de valor que convenza a un consumidor que también aprecia, que es víctima y beneficiario de los cambios que se producen. Dicho de otro modo, los empresarios y directivos necesitan tener un propósito sólido y real que trascienda y sostenga lo que ofrecen al mercado.

 

 

 

 

En este sentido, por difícil que pueda parecer ver el rayo de luz en mitad de la tormenta, parece claro que el sector del deporte tiene en el arranque de 2021 una posición mucho más favorable que hace un año. Como estilo de vida o como elemento de conexión emocional, el deporte tiene muchas más oportunidades para ser valioso para las personas, y eso sin duda también se traducirá en negocio y en oportunidades.

 

Como diario de información económica dirigido a los líderes del sector del deporte, Palco23 ha narrado en 2020 cómo el Covid-19 ha impactado en el día a día de las empresas, entidades y competiciones del sector del deporte. Ha explicado cómo cientos de compañías se han visto obligadas a ajustar su negocio, a cambiar las prioridades y a adaptarse a la realidad sanitaria y los incesantes dictados regulatorios que han afectado al sector. Unas circunstancias que, como en el conjunto de la economía, han debilitado a la industria y a miles de sus agentes.

 

Sin duda, el sector y sus dirigentes tienen mucho de lo que preocuparse y ocuparse, pero también tienen por delante un futuro prometedor porque el deporte, en el mundo que deja la pandemia, es sencillamente más necesario que nunca.

 

¡A por 2021!

...