Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Martes, 01 Diciembre 202013:04:59

Buscador

;Menu
Blog

El Covid-19 pasará y la industria del deporte se quedará

El Covid-19 pasará y la industria del deporte se quedará

Pérdidas por todas partes y preocupación. Estos son los principales mensajes que está lanzando la industria del deporte durante los últimos días. Es un mensaje similar al que nos encontramos en todos los sectores. El Covid-19 es un enemigo totalmente desconocido al que todos nos estamos intentando adaptar.

 

El primero en levantar la voz de la discordia sobre la suspensión del deporte (Bundesliga)  fue el consejero delegado del Bayern Munich, Karl-Heinz Rummenigge, al preguntarse cómo podrían cubrir las pérdidas que dejaban de ingresar por los derechos de televisión. También Tebas propuso jugar a puerta cerrada en un intento de llegar al 80% de la competición, lo que facilitaría el escenario de la temporada que viene (campeón, ascensos, descensos, clasificaciones europeas…). Obviamente, defendiendo, legítimamente, sus intereses.

 

Jugadores como Carvajal (Real Madrid), sin embargo, no dudaron en compartir en redes sociales su preocupación con preguntas retóricas como si ellos no eran inmunes al virus. La NBA abrió el camino con el positivo de Rudy Gobert (Utah Jazz). Paró la liga y le siguieron todas las demás ligas profesionales y amateurs del mundo. Sin duda, hoy, que hemos visto que el confinamiento es una necesidad, una decisión acertada y difícil.

 

Ahora mismo, competiciones tan singulares como la Eurocopa y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están en el aire. Y hay preocupación. Claro que la hay. Se habla de pérdidas mundiales de 40.000 millones de euros. El deporte genera el 1% del PIB Mundial, una cifra algo superior en España, donde trabajan cerca de 220.000 personas en la industria.

 

Comunicación como solución

 

¿Y qué hay que hacer? Pues como todas las industrias: reinventarse a partir de los activos actuales y el optimismo. Y créanme, esta es la parte más difícil. Los clubes tienen grandes activos: jugadores, instalaciones de ensueño que para el aficionado son templos, material inédito (métodos de entrenamiento, vídeos internos…), e histórico (expuesto o no en un museo). Existen nuevas tecnologías que permiten mil y una formas de comunicar (televisión tradicional, plataformas, redes sociales, videojuegos…).

 

Es obvio que no se conseguirá la monetización que se estaba percibiendo hasta ahora, pero también lo es que encontrar nuevas formas de comunicarse con los aficionados es dónde la industria del deporte debería centrarse. Es momento de negociar (interna y externamente) y de comunicar. El Covid-19 pasará y la industria del deporte se quedará. La empatía en tiempos difíciles son los cimientos para un futuro mejor. Y todo pasa por la comunicación.  

...