24 Ene 2022 | 11:53

Líder en información económica del deporte

Media

Rojas (IMG): "Se ha demostrado que los deportes en TV de pago también es lo mejor para el consumidor"

Enric Rojas, que ha asumido la vicepresidencia senior de ventas de IMG Media para Europa, Oriente Medio y África, argumenta el necesario pase de los contenidos deportivos a canales de pago. "Es una realidad y es la realidad correcta para todos".

Marc Menchén

09 may 2017 - 04:58

enric rojas vicepresidente senior emea img

 

Enric Rojas es uno de los ejecutivos españoles que mejor domina el mercado audiovisual, y, después de varios años en Barcelona, ha tenido que trasladarse a Londres. ¿El motivo? IMG Media, la filial de distribución de derechos de televisión de la multinacional, lo ha ascendido a vicepresidente senior de ventas para Europa, Oriente Medio y África (EMEA). “Ha desempeñado un papel importante en la exitosa empresa conjunta de IMG con la Euroliga y sigue siendo una figura clave en la asociación, así como en mantener una estrecha relación con MotoGP”, valora el grupo.

 

Tras más de diez años en IMG, Rojas ha seguido de cerca la evolución del mercado ibérico, cuyas singularidades han marcado el devenir de los precios en los últimos años. “Ha habido demasiado contenido deportivo en la televisión en abierto debido al éxito del deporte español”, comenta en una entrevista con Palco23, en referencia a eventos como MotoGP o la Fórmula 1, pero también en baloncesto, tenis y fútbol. “Ello también ha sido por la obligatoriedad de tener un partido en abierto de La Liga, pero incluso esa tendencia ha cambiado pese a mantenerse el éxito del deporte español”.

 

Al igual que en el resto de Europa, Rojas percibe que “hay una transición clara de los deportes del abierto al pago”, una situación que ha permitido que “el mercado de la televisión de pago en España esté por fin creciendo tras muchos años de estancamiento o incluso retroceso. Esto es definitivamente muy bueno para el mercado audiovisual en general así como para el deporte en particular”.

 

Según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), en España se rebasaron por primera vez los seis millones de abonados a este tipo de plataformas antes de que finalizara 2016, una tendencia que el sector confía en que haya seguido creciendo durante el primer trimestre de 2017. Una evolución que también explicaría el momento alcista del precio de los derechos de televisión, pese a que algunas voces critiquen que ese aumento no tiene una base real que lo justifique.

 

 

Rojas considera que “es difícil estandarizar los motivos” que explican el alza de costes de los derechos del fútbol o el baloncesto, ya que, en su opinión, “depende de muchos factores, desde la singularidad del contenido a la del mercado específico”. Pero, en cualquier caso, él es partidario de que si bien “en el corto plazo puede ser que algún contenido no sea sostenible, a medio y largo plazo lo es o lo acabará siendo conjuntamente con el crecimiento de la televisión de pago”.

 

El ejecutivo de IMG matiza que no todo el sector audiovisual va al alza, ya que los incrementos de precios “afectan fundamentalmente a contenidos, eventos y derechos premium”. Sin ir más lejos, en España se vivió una situación anómala el pasado verano, cuando la Uefa tuvo que rebajar el precio de las retransmisiones de la Eurocopa para que Mediaset accediera a comprar, una situación que podría volver a repetirse con el Mundial de Rusia 2018.

 

Pero, ¿qué determina el precio de cada paquete de derechos? “Fundamentalmente hay tres aspectos: el nivel de competencia que pueda haber por dichos contenidos; el grado de exclusividad que se le pueda dar al comprador, tanto para un evento en particular como para ese deporte en general, y el grado de contenido premium que se trate”. De ahí que La Liga y la Champions League se estén beneficiando de la dura pugna entre Telefónica y beIN Sports, mientras que el baloncesto y el tenis se consideran activos únicos porque la telecos española no tiene por qué compartirlos con sus rivales, como sí sucede con MotoGP o Fórmula 1.

 

Rojas considera que, pese a esas críticas a que se paguen cientos de millones de euros al año por retransmisiones deportivas, “hoy por hoy, ya hay muchos contenidos que aparentemente pueden parecer caros aunque la realidad es que la combinación de precio, repercusión, audiencia y retorno es francamente buena”.

 

A su favor, además, el efecto imán que tiene para el consumidor: “El deporte está en el ADN de la mayoría de las personas con cientos de eventos deportivos con seguimiento masivo. Muchos de esos eventos tienen un recorrido de largo seguimiento durante el año con muchas horas de programación”, recuerda. “El directo le da un valor adicional y diferenciador a cualquier otro tipo de contenido audiovisual”, remarca.

 

 

Rojas no cree que pueda haber marcha atrás en la migración del deporte hacia la televisión de pago. “Es una realidad, y dicha realidad es la correcta tanto para el mercado audiovisual, que incluye al poseedor de los derechos y al organizador de eventos, como para los usuarios. Se ha demostrado que para ellos también es mucho mejor tener todos los contenidos agrupados y de fácil acceso a unos precios coherentes”, resume.

 

El paso del abierto al pago no sólo ha afectado a los hábitos de los consumidores, sino que también ha supuesto cambios en la relación entre las propiedades deportivas y los patrocinadores, que han visto como inevitablemente la audiencia y exposición mediática de los activos adquiridos cae. “Están entendiendo muy bien que ese es el movimiento natural y que dicho movimiento está haciendo crecer la televisión de pago por lo que en un periodo relativamente corto de tiempo cualquier persona podrá acceder a dichos contenidos de manera fácil y económica”, considera Rojas.

 

El ejecutivo, además, añade que “otro aspecto importante para el patrocinador es que toda aquella persona que sigue un evento a través de la televisión de pago es exactamente el perfil de persona que el patrocinador está buscando, por lo que es un impacto seguro y directo a su potencial cliente”. Aun así, marcas como Heineken han decidido innovar y buscar acuerdos de activación con plataformas como Twitter, donde intenta dar más recorrido a su vínculo con la Champions League.

 

Sobre el papel de las redes sociales en el futuro del negocio audiovisual, Rojas apunta que “hoy por hoy es un rol secundario, pero pronto pueden tener un papel principal”. En este sentido, añade que “sin ninguna duda llegará” el momento en el que estas plataformas, incluida Facebook, empiecen a pujar por derechos como ya hacen en Estados Unidos. “Para España y algunos territorios de Europa creo que es demasiado pronto, pero llegará”. “También hay que ver qué movimientos harán en entornos de OTT empresas como Apple, Netflix o Amazon”, concluye, sobre los que podrían acabar siendo clientes habituales junto a los tradicionales players de aquí a unos años.