Líder en información económica del deporte

Media

Puma extiende su apuesta por el fútbol a la playa con el patrocinio global de Beach Soccer

La marca alemana, que en 2019 relevó a Nike como balón oficial de LaLiga, se ha hecho con el mismo activo para todas las competiciones que gestiona la organización y, además, equipará a todos los miembros de su estructura. 

Álvaro Carretero

30 ene 2020 - 04:57

Puma extiende su apuesta por el fútbol a la playa con el patrocinio global de Beach Soccer

 

 

Puma se lanza a por nuevos nichos de mercado. La marca alemana de equipamiento y moda deportiva, en plena ofensiva de patrocinio en el deporte de élite, ha alcanzado un acuerdo con Beach Soccer para convertirse en espónsor global de todos los torneos de fútbol playa que gestiona la entidad. Los términos económicos y la duración de esta alianza no se han desvelado, aunque, en virtud de esta, Puma será el balón oficial de todos los torneos y vestirá a los miembros de la estructura de la gestora que tiene la exclusiva de esta disciplina. 

 

De esta forma, la marca alemana ocupará un activo que, hasta ahora, ocupaban marcas como Nike y Adidas, en función de la competición que se disputase. Puma, además, se reservará los derechos de activación y visibilidad de marca en diferentes espacios publicitarios físicos y digitales en todos los torneos, así como un acceso total a todos los futbolistas para realizar sus propias campañas de márketing.  

 

“Puma y Beach Soccer son unos perfectos compañeros de viaje, pues han sabido ver el potencial y el valor que el fútbol playa les puede aportar como deporte”, afirma Joan Cuscó, presidente de la gestora de torneos. Para Manolo Schürmann, director de patrocinios de deportes colectivos de Puma, “se trata de un deporte único, no sólo un tipo de fútbol”.

 

 

 

 

La marca alemana ha trazado un plan para recuperar terreno en el deporte profesional, con dos ejes principales: fútbol y baloncesto. En 2019 lanzó su primer modelo de zapatilla de básquet tras más de veinte años de ausencia y logró firmar un acuerdo con la NBA y WNBA como calzado oficial, además de hacerse con algunos jóvenes talentos como DeAndre Ayton, Marvin Bagley y Kevin Knox. 

 

Sin embargo, desde entonces, Puma ha echado el freno en este deporte para volver a concentrar sus esfuerzos en el fútbol, donde sí ha continuado con su carrusel de patrocinios. Tras hacerse con el Manchester City por 70 millones de euros anuales hasta 2029 fichó al Valencia CF y al AC Milán, y renovó con el Borussia Dortmund hasta 2028. La semana pasada sumó a su cada vez más extensa lista al PSV Eindhoven por 50 millones de euros hasta 2025.

 

El punto de unión entre Puma y Beach Soccer llegó a través de LaLiga, que desde esta temporada también cuenta con la marca alemana como balón oficial. La competición española de fútbol firmó hace un año una alianza con Beach Soccer para lanzar una gran liga internacional de clubes, tal y como adelantó Palco23. A través de este acuerdo, la OTT de la competición española de fútbol se hizo con las retransmisiones de todos sus torneos hasta 2020-2021 y se aseguraba tener presencia en el futuro torneo global. 

 

 

 

 

La gran ambición aún es conformar una liga que dé continuidad a esta disciplina, que actualmente se disputa a través de torneos aislados. De hecho, entre los clubes españoles, sólo FC Barcelona y Levante UD destinan recursos económicos a esta división dentro de sus estructuras. “Esta nueva competición pretende ser plataforma sólida de trabajo con clubes más importantes y multinacionales en grandes ciudades”, explicó entonces Cuscó a este diario.

 

De esta forma, se pretende trasladar una disciplina aún asociada a las playas a otros recintos urbanos, con capacidad suficiente como para albergar este tipo de competición. El primer test se realizó en Rusia, en el Megasport Sport Palace, un multiusos donde el CSKA disputa sus partidos de la Euroliga, pero que también ha acogido competiciones como un Mundial de hockey hielo, un Mundial de skate y hasta intentó hacerse, sin éxito, con un certamen de Eurovisión en 2009.

 

El salto a este tipo de pabellones será crucial para poder orquestar el proyecto de Champions League que aspira a crear Beach Soccer. Para 2020 la previsión era dar el salto a dos grandes ciudades con ocho equipos, que se ampliarían a cuatro un año más tarde, con el doble de clubes. El reto, alcanzar las diez sedes en cinco años y lograr el apoyo de más patrocinadores como Puma, ya que es el segundo gran acuerdo que se firma tras el de LaLiga.

 

Beach Soccer Worldwide gestiona las competiciones de fútbol playa desde 1994, aunque no fue hasta 2004 cuando convenció a la Fifa de crear un Mundial, en el que invierte ocho millones de dólares por edición. En 2017 Octagon se hizo con el 100% de la compañía y es a partir de este año cuando se espera el despegue definitivo.