21 May 2022 | 09:01

Líder en información económica del deporte

Media

Motor, vela y fútbol: ¿Dónde es más fácil que la experiencia del fan se acerque a la del deportista?

Las marcas apuestan por ofrecer iniciativas que no se pueden comprar con dinero para convencer a los fans y ser más cercanos. Además, con las redes sociales, los vídeos se pueden transformar en contenidos virales, que atraen mucho más a las marcas frente a la tradicional valla publicitaria.

Motor, vela y fútbol: ¿Dónde es más fácil que la experiencia del fan se acerque a la del deportista?

Guillermo G. Recio

11 abr 2018 - 04:57

 

 

Que un aficionado conozca a uno de sus ídolos es algo casi imposible, pero gracias a las marcas que patrocinan eventos, clubes y deportistas, cada vez hay más fans que tienen la oportunidad de presumir de experiencias que no se pueden comprar con dinero. Sin embargo, el famoso money-can’t-buy ya no sólo sigue la línea de ofrecer unas vistas inmejorables al terreno de juego y poder acceder a zonas como el paddock, sino que los seguidores puedan experimentar la sensación más cercana a lo que siente un deportista en competición.

 

Esta temporada, la Fórmula 1 ha empezado a realizar las Pirelli Hot Laps, como parte fundamental de la activación de la marca de neumáticos en la competición. La acción consiste en que los asistentes a un Grand Prix puedan dar varias vueltas al mismo circuito de F-1 durante ese fin de semana con un coche de carretera de Aston Martin y McLaren, por ejemplo, conducido por Fernando Alonso o Daniel Ricciardo, entre otros.

 

El director comercial de la F-1, Sean Bratches, señaló al anunciarlo que este programa “representa una nueva oportunidad para permitir a los fans estar más cerca de una experiencia real de la Fórmula 1”. “La experiencia de ser conducido a toda velocidad por un piloto de carreras en circuitos icónicos con coches de ensueño es verdaderamente única”, añadió.

 

 

 

 

En MotoGP, BMW también decidió apostar el pasado año por ofrecer una vuelta en el safety car por el mismo trazado en el que horas más tarde competirán los pilotos. Además, hay varios modelos de la compañía que bordean el circuito para que los fans puedan ver y grabar sus propios vídeos lo más cerca posible de cada curva.

 

“En motor, la activación se basa mucho en hospitality, y los límites de hasta dónde se puede innovar los pone la propia organización”, explica Rayde Báez, director general de WWP en España. Ejemplo de lo que se puede hacer según la competición es que en el Mundial de Superbike tienen más permisibilidad para poder hacer acciones de este tipo con el safety car de Seat.

 

También son conocidas las opciones de vivir prácticamente la misma sensación del atleta durante las Extreme Sailing Series. Estas regatas de catamaranes voladores pasaron por Barcelona en 2017 y permiten a los patrocinadores subir a un invitado en cada barco durante el transcurso de cada manga. Algo similar sucede con los torneos de golf, en los que también es habitual contar con algún evento ProAm en el que varios amateurs puedan disputar algún partido con sus ídolos, como ocurrirá en el Open de España.

 

“En otros deportes como el baloncesto sólo se puede tirar de medio campo en el descanso, por lo que se realizan más activaciones fuera del pabellón”, apunta Báez, a pesar de programas como el tradicional escort-kid de Mastercard en fútbol, con niños que viven la experiencia de entrar por el túnel al terreno de juego con sus ídolos.

 

 

 

 

Sin embargo, una de las acciones más destacadas de la empresa de tarjetas de crédito y débito se enfocó a convocar a varios aficionados para disputar un partido en un gran estadio y, después, en el vestuario apareció Pelé para darles una entrada a la final de la Uefa Champions League. En este sentido, se trata de “crear experiencias para crear contenido”, opina el directivo de WWP, puesto que el vídeo se convirtió en viral por Internet y alcanzó una repercusión envidiable por cualquier campaña de televisión.

 

Para David Serrahima, director general de Octagon en España, este tipo de acciones consiguen “compartir y transportar la experiencia, lo que significa ganar credibilidad y empatía con el resto de aficionados”. “En el ámbito del patrocinio, cada vez se busca más laexperiencia directa con el fan”, apunta, como consecuencia directa de que las audiencias en televisión siguen a la baja por el alza de las diferentes plataformas de consumo de contenido.

 

En su caso, durante la Copa del Rey de la ACB, se encargaron de la activación de Endesa y organizaron tanto encuentros con jugadores como la participación de un niño haciendo el saque de honor para explicar los valores de la iniciativa Basket Lover. “No tiene que ser necesariamente un meet and greet, y tampoco hace falta que la experiencia física sea increíble, sino realizar algo que tenga incidencia en los fans”, opina.