23 Ene 2022 | 23:00

Líder en información económica del deporte

Media

Michael Jordan gana en los tribunales para proteger su marca en China

Palco23

09 dic 2016 - 11:42

Michael Jordan vence en los tribunales. El pasado abril, el jugador de baloncesto demandó ante el Tribunal Supremo de China a la compañía de moda deportiva Qiaodan Sports, cuyos caracteres en Chino coinciden con los del nombre del atleta. Ahora, la justicia ha dado la razón a Jordan y ha prohibido al grupo chino utilizar esa denominación, si bien sí podrá continuar utilizando la marca en caracteres romanizados.

 

El ex jugador y empresario ya había recurrido a la Administración Estatal de Industria y Comercio de China en 2012 para pedir el cese a Qiaodan el uso del nombre de la marca, además de otros elementos que recordaban la compañía y figura del atleta, como el número 23 o la silueta de un jugador de baloncesto.

 

“Los consumidores chinos merecen saber que Qiaodan Sports y sus productos no tienen ninguna conexión conmigo; nada es más importante que proteger tu propio nombre, y la decisión del Tribunal Supermo chino muestra la importancia de este principio”, ha explicado Michael Jordan. “Respeto el sistema legal chino y espero la sentencia del tribunal para separar los derechos del nombre de la marca”, añadió el jugador. Qiaodan Sports, fundada en 1984, ha anunciado en un comunicado que respetará la decisión del Tribunal Supremo y cumplirá con la sentencia para proteger la propiedad intelectual de la marca Michael Jordan.

 

El fallo a favor del atleta podría suponer un cambio en los juicios sobre la propiedad intelectual en China. Algunas compañías internacionales como Under Armour o Apple han perdido este año sus respectivos casos a causa de leyes y reglamentos laxos respectivos a esta problemática.

 

Por otro lado, la apuesta de la marca en China mira hacia el público más exclusivo. Ejemplo de ello es que el pasado marzo Air Jordan inauguró su mayor tienda de Asia en Hong Kong con un enfoque único y creativo a la distribución premium. La exclusividad de este establecimiento se demuestra con una serie de productos que deben contar con un registro para acceder a ellos.