08 Dic 2021 | 00:59

Líder en información económica del deporte

Media

Mediapro reduce ingresos un 38% en 2020 y se tiñe de rojo con pérdidas por 215 millones

El gigante audiovisual español, que negocia la reestructuración de su deuda, ha ampliado capital en 50 millones de euros y ha obtenido un crédito ICO de 60 millones, a los que se quiere añadir otros 250 millones de la Sepi.

Palco23

20 abr 2021 - 12:25

 Mediapro reduce ingresos un 38% en 2020 y se tiñe de rojo con pérdidas por 215 millones

 

Mediapro hace balance del impacto del Covid-19 en su negocio. La compañía audiovisual española cerró el pasado ejercicio con unos ingresos de 1.115 millones de euros, lo que supone una caída del 38% en relación al año anterior, y en números rojos. El grupo, que no ha hecho público su resultado neto, registró un resultado bruto de explotación (ebitda) negativo de 215 millones de euros, frente a los 224 millones de euros en positivo de 2019.

 

Controlada por el fondo chino de inversión Orient Hontai Capital, la empresa liderada por Jaume Roures y Tatxo Benet ya había reducido su cifra de negocio en 2019 por los efectos de modificaciones de facturación de determinados derechos audiovisuales y la finalización del contrato por los derechos de LaLiga en España. En el año previo a la pandemia, los ingresos de la compañía cayeron un 7,5%.

 

La compañía ha explicado que en el momento de estallido del Covid-19, en marzo de 2020, producía catorce competiciones de liga de fútbol en todo el mundo, estaba rodando dos largometrajes y se encontraba en distintas fases de producción de más de cien proyectos de ficción y no ficción. La paralización de estas actividades es lo que provocó, explica Mediapro, el descenso en la facturación y la entrada en pérdidas de la empresa española, según Expansión.

 

El grupo puso en marcha el pasado año un expediente de regulación temporal de empleo (Erte) que afectó a 1.600 trabajadores. La afectación se fue reduciendo hasta cerca de 90 trabajadores en diciembre, a medida que fue recuperándose la actividad.

 

 

 

 

La compañía ha señalado que su negocio ha enfilado el crecimiento en el primer trimestre de 2021, impulsado por la recuperación parcial de la actividad en servicios audiovisuales y producción y comercialización de derechos deportivos.

 

Las previsiones del grupo para el presente ejercicio pasan por alcanzar una facturación de 1.237 millones de euros, lo que supondría un crecimiento del 10% respecto a 2020. La compañía también confía en obtener un ebitda positivo de 124 millones de euros.

 

Por otro lado, en el último año Mediapro ha emprendido varias medidas para mejorar su estructura financiera. Con una deuda que se situaba a 31 de diciembre en 904 millones de euros, los accionistas de la compañía inyectaron 50 millones de euros en el grupo, a través de una ampliación de capital suscrita por todos los socios.

 

Asimismo, obtuvo un crédito de 60 millones de euros avalado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y prepara la solicitud de una aportación de 250 millones de euros del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi).

 

 

 

 

En el proceso de reestructuración financiera, la compañía con sede en Barcelona fichó en marzo a Rothschild y a Kpmg para realizar una reestructuración de su deuda financiera, que asciende a 904 millones.

 

Mediapro estructura su deuda en tres tramos: el primero es un crédito ordinario de 300 millones de euros a 2024 en el que se encuentran bancos como Citi, Barclays, BBVA, CaixaBank y Bankia. El segundo, en el que participan fondos como BlackRock o Goldman Sachs, es un crédito bullet (pago del 100% al vencimiento) de 380 millones de euros y a devolver en 2025. El tercero, por 180 millones de euros y vencimiento también a 2025, está liderado por el fondo de inversión oportunista Barings.

 

En octubre, la agencia de calificación Moody’s alertó de una situación financiera “débil” del grupo audiovisual para hacer frente a sus compromisos a corto plazo y rebajó la calificación de la deuda de la empresa por el riesgo de incumpliendo de sus covenants (compromisos asumidos con sus acreedores financieros).

 

Esta revisión se produjo en pleno conflicto de Mediapro con la LFP francesa por el impago de la cuota de octubre de los derechos televisivos de la competición. El conflicto terminó resolviéndose con la cancelación del contrato y la salida de la productora del fútbol francés, a cambio de un pago de cien millones de euros por parte del grupo español.