19 Ene 2022 | 23:15

Líder en información económica del deporte

Media

La TV de pago rebasa los seis millones de abonados en España

A la espera de los datos de todo 2016, los operadores ganaron 140.000 clientes durante el tercer trimestre, con Vodafone y Orange al alza.

M.M.A.

27 abr 2017 - 11:27

La industria del deporte ha basado buena parte de su crecimiento en los derechos audiovisuales, y los datos parecen confirmar que esta tendencia alcista se mantendrá. La televisión de pago en España ha rebasado por primera vez los seis millones de abonados, después de que en el tercer trimestre de 2016 ganara 140.000 clientes adicionales, un 2,7% más, según los últimos datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

 

El grueso del crecimiento corresponde a operadores como Telefónica, Vodafone y Orange con sus paquetes que vinculan ADSL y televisión, ya que este modelo de transmisión ha pasado de 1,66 millones a 3,34 millones de clientes entre 2014 y 2016. De hecho, el ente regular explica que el 84,2% de los 6,01 millones de usuarios tienen “el servicio contratado bajo alguna modalidad empaquetada”. Es más, esta fórmula sumó 190.000 clientes entre junio y septiembre del año pasado.

 

En España ya son 4,5 millones de hogares los que tienen adquirido el lote completo: televisión de pago, ADSL y telefonía fija y móvil. Sólo son 900.000 las contrataciones que únicamente quieren los contenidos audiovisuales, por los 600.000 que optan por un término intermedio. En paralelo a la televisión IP, en el país también creció el consumo por cable, que ya llega a 1,49 millones de casas. Por el contrario, la TDT de pago ha pasado a ser inexistente y el uso del satélite ha bajado por primera vez por debajo del millón de abonados desde 2014.

 

Pese a la mejora de la base de abonados, la agresiva política comercial de los operadores para aumentar su base de clientes ha hecho que los ingresos crezcan a un ritmo moderado. La facturación de todas estas plataformas sólo creció un 0,57% respecto al trimestre anterior, hasta 458,4 millones de euros. No obstante, si se compara con el periodo de julio a septiembre de 2015, el alza sería del 12,2%. Una mejora sustancial si se tiene en cuenta que el negocio de la televisión en abierto apenas varió, con 359,3 millones, mientras que la radio subió un 9% interanual, hasta 76,1 millones de euros.

 

Estas diferencias se deben al modelo de negocio de cada una de estas tres formas de consumo. Los ingresos publicitarios representaron todo el negocio radiofónico, mientras que para la televisión en abierto representó el 93%. En cambio, para los canales de pago sólo supuso 3,7 millones, ya que su negocio está en los abonados: 247,6 millones para las plataformas vía ADSL, 140,6 millones para el satélite, 50,1 millones para el cable y 5,3 millones para la televisión en streaming.