Media

La Fifa ‘salva bajo palos’ un Mundial corto de patrocinadores

El campeonato tendrá una fuerte presencia de los sponsors oficiales de la federación, ya que Rusia 2018 contará con 15 socios comerciales, cinco menos que en Brasil 2014. Se trata de un negocio de 1.500 millones de dólares.

Guillermo G. Recio

8 jun 2018 - 04:56

Rusia 2018 contará con 15 socios comerciales, mientras que Brasil 2014 contó con 20 patrocinadores

 

 

Ser la marca que aparece en la foto del campeón del mundo de fútbol es algo inimaginable y sólo al alcance de algunas multinacionales. El precio de esa instantánea alcanza cifras millonarias, pero la pretensión de la Fifa ha ido más allá y no ha logrado cumplir su objetivo comercial. Muestra de ello es que Rusia 2018 tendrá 15 patrocinadores, mientras que en Brasil 2014 hubo hasta 20 marcas asociadas.

 

Una de las principales razones es la corrupción que afectó a la federación, y que provocó algunas salidas sonadas, como la de Sony, Castrol, Continental, Marfring y Johnson & Johnson. Estas cinco marcas son algunas de las que no repiten frente a la última edición del Mundial, aunque sí han vuelto a apostar McDonald’s y Budweiser. Aquí se han sumado las chinas Hisense, Vivo y Mengniu, que buscan posicionarse de cara a las aspiraciones de China por ser una futura sede mundialista.

 

Se trata de una reducción de los patrocinadores globales del evento, ya que en 2014 hubo hasta ocho socios comerciales en este nivel. Para esta edición, en cambio, la idea de la Fifa fue segmentar los patrocinadores geográficamente, por lo que se podría hacer crecer el negocio gracias al alza de muchos más acuerdos por importes más pequeños. ¿El resultado? Menos marcas que en 2014 y, por tanto, menos dinero.

 

Según las previsiones de la propia organización, la federación facturará un 8,2% menos que en Brasil 2014, con 1.450 millones de dólares. Todo ello pese a salvar una situación delicada con los patrocinadores de la propia Fifa para todo el año, y no sólo del evento. El presidente Gianni Infantino ha fichado a Wanda Group y a Qatar Airways debido al alza del fútbol en China y a la edición del emirato en 2022. La aerolínea tomó el relevo de Emirates, nada interesada en asociarse a un evento en el país vecino y que ha focalizado su apuesta en los clubes de fútbol y el circuito ATP.

 

 

 

 

Sí que seguirán Adidas, Coca-Cola, Visa y Hyundai-Kia como socios de la Fifa, que este año se unirá Gazprom en lo que vuelve a ser otro ejemplo del apoyo de grandes corporaciones a eventos locales. El grupo gasista, que desde hace años trabaja con la Uefa Champions League, decidió apoyar a la federación pensando en el Mundial de Rusia 2018 y ser la cabeza visible de las empresas locales que apoyan la cita.

 

Y aquí es donde realmente se ha pinchado, ya que el único espacio que se ha logrado llenar es el de socios regionales para Europa, gracias a las cuatro empresas rusas que han apostado por el evento. Se trata del banco Alfa-Bank, la telecos Rostelecom, la compañía nacional Russian Railway y el grupo ruso de empresas extractoras de diamantes Alrosa. Cabe resaltar que las tres últimas fueron fichadas in extremis, por lo que no se ha asegurado la presencia de sectores tan recurrentes como las telecomunicaciones hasta el final.

 

¿Y las cuatro marcas en cada uno de los otro cuatro continentes? Simplemente, no existen. Es decir, que la Fifa no ha logrado seducir a ninguna compañía para extender el evento en suelo ruso a otras partes del planeta. Aunque es cierto que no es tarea fácil, puesto que las marcas de otros países interesadas en el Mundial apuestan por un patrocinio global, es una estrategia que durante los últimos años ha sido desarrollada con creces por los clubes europeos de fútbol.

 

Puesto que esta edición no pasará a la historia por los ingresos comerciales, habrá que esperar al alud de inversiones que hará Qatar y sus empresas para apoyar este evento. Y no sólo las nacionales, ya que a diferencia de Rusia, son miles de multinacionales las que tienen a Oriente Medio como uno de sus principales focos de crecimiento.