Líder en información económica del deporte

Media

Discovery se queda con los derechos del Open de Australia hasta 2031

La compañía global de medios estadounidenses firma un acuerdo a largo plazo con Tennis Australia por el que extiende su longeva alianza con los derechos audiovisuales del primer Grand Slam de la temporada, nacida en 1995.

Palco23

07 sep 2021 - 17:40

Discovery se queda con los derechos del Open de Australia hasta 2031

 

Discovery redobla su apuesta por el Open de Australia. La compañía global de medios estadounidenses ha firmado un acuerdo con Tennis Australia para retransmitir el Open de Australia en directo y en exclusiva a escala paneuropea hasta 2031.

 

El acuerdo a largo plazo, que comenzará en 2022, incluye todos los derechos de televisión y digitales e implica prolongar la asociación de Eurosport con el primer Grand Slam de la temporada a más de 25 años, tras haber retransmitido su primer Open de Australia en 1995.

Como parte del acuerdo, Discovery utilizará sus canales, plataformas y marcas globales, incluyendo Eurosport y el servicio de transmisión Discovery + para ofrecer el Open de Australia a una mayor audiencia. Al mismo tiempo, Eurosport se ha asegurado los derechos en exclusiva de los torneos previos al Open de Australia, incluyendo el torneo internacional ATP de Adelaida.

 

Además, la compañía estadounidense colaborará con Tennis Australia para crear una amplia gama de contenido de entretenimiento, contar historias del torneo e ir más allá del deporte.

 

 

“Ampliar nuestra relación con el Open de Australia a largo plazo significa que podemos ir aún más lejos, utilizando toda la amplitud y profundidad de los canales, plataformas y marcas globales de Discovery, incluyendo Eurosport y nuestro servicio de transmisión Discovery +, para trabajar con Tennis Australia y llegar a nuevas audiencias, en torno a historias nuevas y diferentes, para desempeñar un papel aún más importante en el crecimiento del torneo”, destaca Andrew Georgiou, presidente de deportes de Discovery.

 

El presidente del torneo, Craig Tiley, admitió a principios de año que la organización estimó unas pérdidas de 100 millones de dólares australianos (64,9 millones de euros) a causa de la pandemia y reconoció que tardará unos años en recuperarse. 

 

El coste ha sido “astronómico” a causa de tener limitaciones de aforo, de significantes gastos de transporte y estrictas medidas de cuarentena para más de mil personas en las dos semanas previas al evento, detalló el dirigente.