26 Ene 2022 | 08:40

Líder en información económica del deporte

Media

BeIN amenaza con romper con la Serie A por disputar la Supercopa en Arabia Saudí

La plataforma de televisión de pago ha advertido al torneo italiano que reconsiderará los acuerdos firmados, valorados en más de 450 millones de euros.

Palco23

26 nov 2019 - 19:00

BeIN amenaza con romper con la Serie A por disputar la Supercopa en Arabia Saudí

 

 

El acuerdo de la Serie A para disputar la Supercopa de Italia en Arabia Saudí no ha gustado a uno de sus principales socios audiovisuales. BeIN Sports amenaza con revisar el acuerdo por los derechos de televisión del fútbol italiano, en protesta contra el acuerdo alcanzado por la competición y ese país, con el que se ha comprometido a disputar tres encuentros durante cinco temporadas por más de 20 millones de euros. Como resultado, el grupo de medios ha anunciado que reconsiderará todos los acuerdos con la Serie A por 500 millones de dólares (453 millones de euros) hasta 2021, año en que finaliza el ciclo audiovisual en vigor.

 

“BeIN está reconsiderando activamente toda su relación comercial con la Serie A tras la decisión de la liga de seguir adelante con su partido de la Supercopa el próximo mes en Arabia Saudí”, ha comentado un portavoz a Bloomberg“Es muy notorio lo que, aparentemente, la va a poner en peligro, no sólo por los ingresos financieros aportados por uno de sus principales socios audiovisuales, sino también por la exposición que BeIN da a la competición fuera de Italia”, ha añadido.

 

Sin embargo, el director general de la Serie A, Luigi de Siervo, ha afirmado que el partido se disputará según lo previsto. “Cuando fui elegido como director general de la Serie A en febrero de 2019 ya había un acuerdo de varios años para jugar las próximas finales de la Supercopa de Italia en Arabia Saudí”, ha explicado. La liga “no puede dejar de cumplir el contrato”, ha afirmado, al incidir en que en el contrato con BeIN no se estipula que la Serie A no pueda jugar partidos en Oriente Medio.

 

 

 

 

Esta protesta no es reciente, ya que el grupo lleva meses presionando a la Serie A para que no dispute partidos en ese país, donde disputó el primer encuentro el pasado enero. Las relaciones entre el operador y la competición son de gran relevancia, ya que el canal catarí representa en torno al 55% de los ingresos de la Serie A en derechos audiovisuales en el extranjero, que se comercializan a través de la agencia IMG.

 

La tensión entre la compañía y Arabia Saudí se debe al consumo ilegal de eventos deportivos. Un reciente estudio encargado por los principales órganos rectores del fútbol mundial demostró que Arabsat, empresa pública de satélites con sede en la capital saudí, Riad, había facilitado la infraestructura para las retransmisiones ilegales de beoutQ. El daño más directo ha sido para beIN Sports, que cifró en 1.000 millones de dólares el coste de la piratería en la región.  El presidente de la Federación de Fútbol de Arabia Saudita, Yasser Almisehal, ha afirmado que el gobierno no estaba involucrado en la piratería.

 

La tensión se remonta a 2017, cuando Catar impuso una serie de sanciones económicas a Arabia Saudí, entre otros países, a los que acusó de apoyar el terrorismo. Como respuesta, el país cortó las emisiones de BeIN en varios países de la región, lanzó un canal deportivo y, según la plataforma catarí, el país prohibió al grupo emitir sus contenidos en Arabia Saudí. 

audí.