19 May 2022 | 10:06

Líder en información económica del deporte

Fitness

Wiemspro se lanza al mercado de EEUU y prevé facturar 3,5 millones en 2018

La marca de electroestimulación se prepara para ganar presencia en Norteamérica, con una estrategia que pasa por fichar a distribuidores estatales para crecer en Nueva York, California e Illinois.

P. López

21 may 2018 - 04:58

Wiemspro, que facturó 1,8 millones de euros en el primer trimestre, prepara una misión comercial a Estados Unidos para crecer

 

 

Wiemspro atacará el mercado de la electroestimulación en la cuna del fitness, Estados Unidos. La compañía creada en 2014 por Medical Cables ha conseguido llevar su sistema inalámbrico a treinta países, y ahora prepara una ofensiva en el mercado estadounidense con el fin de incrementar su implantación a nivel internacional. Un plan de crecimiento que llega después de que la gestora de instalaciones deportivas Deporocio invirtiera en el proyecto.

 

El fundador y consejero delegado de la compañía, José Fuertes, asegura a Palco23 que la clave para dar a conocer el sistema es hacerlo a través de los entrenadores personales y los técnicos de los centros deportivos. “El entrenador es nuestro principal actor, de nada sirve que un gestor implante el sistema si el técnico no lo utiliza porque no lo ve útil”, asegura. 

 

Los inicios de la empresa están muy vinculados a la figura del técnico. “Escuchamos al mercado preguntando a los entrenadores qué necesitaban”, añade, sobre un estudio que les llevó a la conclusión de que el sector demandaba un sistema que permitiera controlar el músculo, que fuera inalámbrico y que generara ingresos. El posicionamiento es claro: “Queremos darle el carácter científico y médico que la competencia no le está dando a esta tecnología”, afirma el directivo.

 

 

 

 

Por ahí pasa la estrategia para entrar en Estados Unidos, un país en el que no existe tanta competencia como en España en este campo porque exige un certificado de la Agencia Federal de Servicios Médicos (FDA) para poder vender. Este procedimiento, que eleva el grado de exigencia y las barreras de entrada, es el que Wiemspro está en proceso de resolver. 

 

Con el objetivo de dar a conocer la marca entre la comunidad médica, la compañía participará en el congreso del American College of Sports Medicine (Acsm) que se celebrará esta semana en Minneapolis. “El reto es ganar notoriedad y firmar acuerdos de distribución en el país. En lugar de firmar a un socio para toda la región, buscaremos a distribuidores para cada estado”, detalla. Los mercados que más le interesan son Nueva York, California, Florida e Illinois.

 

El 80% de las ventas previstas para este año proceden del mercado internacional. En Europa tiene distribuidores en Italia, Rusia, Grecia, Suiza, Francia, Benelux, Portugal y Serbia. Fuera del Viejo Continente opera en Singapur, Corea del Sur y Emiratos Árabes, mientras que en América está comercializando el producto en México, Brasil, Uruguay Colombia y Argentina. 

 

 

 

 

En estos mercados prevé facturar tres millones de euros en 2018, que se suman a los 500.000 euros que se ha marcado como objetivo para España. Las previsiones son realistas, ya que Wiemspro facturó 1,8 millones de euros en el primer trimestre. Para conseguirlo la compañía espera ganar presencia en las cadenas de gimnasios y centros deportivos que tradicionalmente no se han mostrado abiertas a implantar este servicio.

 

“La mejor forma de entrar es que el entrenador entienda que es una herramienta, y próximamente lanzaremos un programa nuevo enfocado a actividades grupales de hasta seis personas. Creemos que nos ayudará a entrar en el gimnasio”, explica. La idea es ofrecerlo en entrenamientos funcionales, una tendencia al alza en la industria del fitness.

 

La principal puerta de entrada al centro deportivo la logró de la mano de Deporocio, que en 2016 se convirtió en accionista minoritario con el 30% de las acciones. El 70% restante pertenece a Medical Cables.