05 Dic 2021 | 05:40

Líder en información económica del deporte

Fitness

VivaGym apunta a 200 centros y un millón de socios en 2025

La cadena de gimnasios española prevé cerrar 2021 con ebitda positivo y habiendo superado una facturación de cincuenta millones, por debajo de los 55 millones facturados en el año del Covid-19 y de los 85 millones de 2019.

VivaGym apunta a 200 centros y un millón de socios en 2025
Del Río estima que la recuperación será entre septiembre u octubre de 2022 y que la cadena no superará el 80% de los abonados de antes de la pandemia a final de año.

Miquel López-Egea

25 nov 2021 - 05:00

VivaGym, hacia los números negros. La cadena de gimnasios española prevé cerrar 2021 habiendo superado una facturación de cincuenta millones de euros, por debajo de los 55 millones facturados en el año del Covid-19 y de los 85 millones de euros de 2019. La cadena cerrará el año con un resultado bruto de explotación (ebitda) positivo pero en números rojos. En 2022 el objetivo será recuperar la facturación y los usuarios de antes de la pandemia.

 

Pese a una reducción de su negocio a causa de las restricciones de la pandemia, la cadena, que cuenta con 96 centros operativos, quiere abrir 25 centros al año hasta 2025, lo que significará terminar 2022 con 105 centros operativos y 2025 con 200 centros y un millón de socios. En este contexto, el crecimiento será orgánico, aunque según reconoce Juan del Río, consejero delegado de la compañía, a Palco23, “exploraremos opciones inorgánicas si las hay”.

 

En este contexto, el directivo revela que septiembre y octubre han sido meses buenos pero que “todavía nos queda mucho camino por andar porque solo hemos recuperado una parte”, ya que actualmente se sitúa en un 78% de los socios que tenía en diciembre de 2019, cuando tenía 310.000 abonados y un 69% de los abonados que tenía en febrero de 2020.

 

Según el ejecutivo esto se produce porque el usuario corporate no ha regresado con la misma fuerza que el residencial o el estudiante, puesto que aún hay un componente de teletrabajo, además de “la incertidumbre económica y el cálculo de la renta disponible, ya que antes la gente se permetia más necesidades de concusmo”. También cree que “cada vez existe menos recelo en los aspectos sanitarios”.

 

 

 

 

Del Río estima que la recuperación será entre septiembre u octubre de 2022 y que la cadena no superará el 80% de los abonados de antes de la pandemia a final de año, ya que noviembre “no va mal pero los números no son tan robustos como lo esperado”. “Falta un año”, sentencia.

 

La cadena, que entre España y Portugal emplea a 700 trabajadores, no necesitará más inyecciones de capital por parte de sus accionistas tras haber recibido más de 25 millones durante la pandemia“Hay músculo, tenemos una armonía muy fuerte entre el management y los accionistas, todos los stakeholders, proveedores de capital y de deuda, con una visión conjunta muy potente”, afirma.

 

 

 

 

Para recuperar al cliente, el directivo considera que “uno tiene que asumir lo que puede recuperar hasta cierto punto,” porque “no es que los gimnasios estén menos atendidos, sucios o viejos” en comparación con antes de la pandemia, sino que hay componentes externos. “Tenemos que recuperar la propuesta de valor, porque la hemos limitado poco a poco, por ejemplo: antes las clases eran de 45 minutos y ahora son de 30 minutos y esto tiene que aumentar, igual que la parrilla de oferta”, explica Del Río. Por otro lado, su receta también pasa por recuperar las limitaciones de horario y por poder hacer ejercicio sin mascarilla cuando la administración lo autorice. “Hay que estar más concentrado en cómo proteger las propuestas de valor cuando el público sienta que puede regresar”, resume.

 

Pese a que las restricciones se notan, como la obligatoriedad de certificado sanitario en Cataluña, el directivo cree que “las limitaciones son las que se impone la sociedad”. “Lo que me preocupa es que dependemos de enero y febrero y hay que encajarlo lo mejor preparados posibles, pero la sociedad no se puede permitir otra ola de restricciones porque la resistencia no es inifinita”, asegura, recordando que “los miedos propios, la mentalidad y los mensajes que se emiten son el verdadero rival. “No nos dejemos llevar porque los restaurantes están llenos, es conyuntural”, advierte. 

 

Fundada en 2011, Viva Gym Group es uno de los principales operadores en el segmento de gimnasios de bajo coste, pues es el dueño de la cadena homónima en España y de Fitness Hut en Portugal. El accionariado de la empresa lo componen la sociedad de capital de riesgo Bridges Ventures, con el 51% de las acciones, el equipo directivo y otros accionistas minoritarios, con un 14%, mientras que el 35% restante está en manos de Vivagym Holdings, controlado por la familia Singh. El pasado diciembreViva Gym Group integró en su matriz las sociedades de Happy Gym y Duet Fit. Mientras la primera fue adquirida por el grupo liderado por Juan del Río en febrero de 2020, la compra de la segunda se selló en noviembre de 2019.