03 Dic 2021 | 22:42

Líder en información económica del deporte

Fitness

Urban Sports se apoya en el B2B para multiplicar por diez usuarios y facturación en 2021

La empresa cuenta con treinta acuerdos firmados en el país y prevé alcanzar los cincuenta. En su oferta cuenta con 1.300 centros deportivos y prevé aumentarla hasta 1.500 centros.

M. L-E.

15 mar 2021 - 04:54

Urban Sports se apoya en el B2B para multiplicar por diez usuarios y facturación en 2021

 

 

Urban Sports Club da el salto. La plataforma alemana de accesos puntuales busca multiplicar por diez el número de usuarios y la facturación en 2021 apoyándose en el business-to-business (B2B). En 2020, la empresa optó por adoptar esta estrategia, que tuvo que frenar por el Covid-19, pero este año ha empezado a firmar acuerdos con otras compañías tras haber estado enfocada en el B2C. 

 

La semana pasada, la el grupo alemán llegó a un acuerdo con Carrefour por el que toda su plantilla en España tendrá descuento por usarla. Además en España tiene acuerdos con Mimacom, Intracon, N26, The Fork, Cirsa, The Hotels Network, Pantata Group y Taxfix e internacionalmente con Microsoft, El Corte Inglés, Coca Cola, Adidas, Booking.com, Lufthansa y Prime IT. En abril de 2021 espera firmar seis acuerdos más.

 

“Tenemos cientos de miles de usuarios, ofrecemos experiencias a personas que no necesariamente son miembros de un gimnasio”, explica Liz Andrews, directora general de Urban Sports Club en España y Portugal, a Palco23. Su público tiene entre 25 y 55 años y hay más mujeres que hombres. “Vamos a gente que quiere nuevas experiencias y que no tienen un hábito deportivo”, señala.

 

 

 

 

Urban Sports Club tiene firmados entre 25 y 30 acuerdos y quiere alcanzar los 50 en 2021. “Vamos a empresas de entre 50 y 10.000 empleados, de tamaños diferentes”, comenta la directiva. Con estos acuerdos, en los que hay un descuento para el trabajador a la hora de suscribirse a la plataforma, “tienen acceso a las cincuenta modalidades diferentes y actividades físicas, pero también damos la opción de hacer teambuilding y onboarding”, explica. La compañía cuenta con ofertas de 1.300 centros deportivos y quiere alcanzar los 1.500 centros, con “un portfolio de calidad, muy específico y orientado a la parte B2B”, asegura.

 

En España, la empresa opera a través de una filial. Urban Sports fue fundada en 2012 por Moritz Kreppel y Benjamin Roth en Berlín. Tras dos años de crecimiento, en 2015 la start-up realizó una ronda de financiación y absorbió a cuatro de sus competidores en Alemania. En diciembre de 2016, la antigua competencia Somuchmore fue absorbida por Urban Sports Club; Fitrate se unió en enero de 2018, y en diciembre lo hizo Interfit. En enero de 2019, con motivo de lanzamiento en el mercado español, los inversores y creadores de la plataforma alemana de intermediación adquirieron el 100% de Bonofit.

 

La empresa está presente en Alemania, Bélgica, Francia, España, Portugal, Italia y Países Bajos, en este último opera con la marca OneFit. Entre los seis países, cuenta con 400 empleados, veinte de ellos en España y quince en Portugal. Tiene sedes en Barcelona y Madrid.

 

 

 

 

En 2020, año que la compañía ha cerrado en números negros, “desarrollamos más la parte online cuando empezaron los cierres, con apoyo de nuestros partners”. Durante el confinamiento, la plataforma lanzó  un sistema de entrenamiento virtual en directo. El modelo de negocio se basó en suscripciones y cada check-in genera un ingreso. El 80% del importe se distribuye entre los centros asociados a Urban Sports Club, y el 20% restante cubre los salarios de los empleados de la plataforma que trabajan en el funcionamiento, el desarrollo y la comercialización de las clases online. “Esto hizo que no perdiéramos muchos socios, aunque actualmente tenemos la mitad de manera inactiva; pero en España la tasa es mucho más alta porque no hay restricciones de los otros países”, comenta.

 

La empresa ha notado un aumento de la demanda de deporte outdoor y online tras el Covid-19, por lo que “espero un futuro híbrido, con más flexibilidad para el consumidor, más opciones y sin permanencias porque el consumidor quiere experimentar”, afirma Andeews. Además, también ha notado un aumento de la demanda de actividades como el yoga, la meditación o pilates. “El público demanda calma y más cabeza y cuerpo”, sentencia.