Líder en información económica del deporte

Fitness

Un tribunal británico redime a Virgin Active de pagar los alquileres durante el cierre

El plan de rescate del grupo para evitar el concurso de acreedores fue impugnado en los tribunales por los propietarios de los locales. Finalmente, la justicia británica ha fallado a favor de la cadena de gimnasios.

Palco23

12 may 2021 - 19:50

Un tribunal británico redime a Virgin Active de pagar los alquileres durante el cierre

 

 

Virgin Active salva el negocio en los juzgados. Un tribunal británico ha fallado a favor de la cadena británica de fitness Virgin Active, eximiéndole de pagar los alquileres correspondientes a los meses en que los centros estuvieron cerrados de forma obligatoria, según ha adelantado Health Club Management. 

 

Deshacerse de los pagos a los propietarios de los centros entraba dentro del plan de reestructuración de la empresa británica, que tuvo que ir a los tribunales tras la impugnación de algunos propietarios como British Land o Land Securities Group.

 

En el transcurso de los juicios, la entidad británica afirmó que, sin el plan de reestructuración, Virgin Active entraría en concurso de acreedores “en cuestión de días”. Algunas de las opciones de la compañía para evitar el concurso y salvar la empresa eran poner en venta alguno de sus activos o la venta de toda la empresa.

 

Actualmente el valor del total de la cadena británica oscila entre 350 millones y 400 millones de libras (407 millones y 465 millones de euros respectivamente), según los documentos judiciales aportados por la propia Virgin Active.

 

 

 

 

Los documentos judiciales han demostrado que los cierres de los centros por fuerza mayor durante el confinamiento han tenido un impacto negativo en la empresa, que sufrió una caída en los ingresos de 185,4 millones de libras (215,6 millones de euros) en 2020 y 53 millones de libras (61,6 millones de euros) durante los primeros dos meses de 2021.

 

El resultado bruto de explotación (ebitda) de Virgin Active registró una caída del 173,7%, de 56,8 millones de libras (66 millones de euros) en 2019 a unas pérdidas de 42,1 millones de libras (48,9 millones de euros) en el ejercicio 2020.

 

Virgin Active fue fundada en 1997 y es propiedad en un 80% de Brait, el grupo inversor de Christo Wiese. Pese a las medidas de choque aplicadas para reducir el impacto del Covid-19 en la empresa, la compañía se vio obligada a pedir un préstamo de 25 millones de libras en junio 2020, que fue igualado por una aportación de capital de 20 millones por los accionistas y un aplazamiento de cinco millones de los derechos de licencia.