23 May 2022 | 03:17

Líder en información económica del deporte

Fitness

Un ex-ATP y varios inversores lanzan la cadena de clubes ’premium’ Urban Sports Activa

Tras su puesta en marcha al otro lado del Pirineo, la compañía está en negociaciones para replicar el modelo de club social y familiar en Madrid y Barcelona.

Patricia López

21 jun 2019 - 04:59

Urban Sports Activa prevé facturar 1,5 millones de euros y contar con 1.500 socios en el club de Andorra

 

 

Hubo un tiempo en que los centros deportivos de alta gama empezaron a replegarse en España por la crisis económica y el aumento del IVA. Sin embargo, el segmento premium ha vuelto a dar un paso adelante Serviocio-BeOne romperá la barrera de los 30 millones de facturación con tres aperturas en la recámara, como demuestran las perspectivas de expansión de Metropolitan, David Lloyd y Holmes Place. A estas cadenas ahora aspira a sumarse un nuevo player, Urban Sport Active, que ha empezado su andadura en el sector en Andorra y ya está en negociaciones para replicar su modelo de club deportivo y social en Madrid y Barcelona.

 

El punto de partida ha sido ha sido la creación de dos sociedades con la puesta en marcha del grupo gestor, Urban Sport Andorra, de la que depende Princisport, que es la entidad gestiona el club andorrano Principadel. La idea es que la empresa realice una inversión de aproximadamente dos millones de euros para mejorar el complejo, que ya cuenta con cinco pistas de pádel y seis de tenis. Se habilitará un gimnasio y un área social en el edificio principal, y de cara a 2020 posiblemente se construya una piscina si los socios dan el visto bueno.

 

Este proyecto ha sido diseñado por Urban Sport Active, creada por el extenista de la ATP José Antonio Conde; el ex director de adquisiciones de David Lloyd en Europa José Manuel Sánchez, y Jaime Astiz, director de Incotec, empresa de I+D con experiencia en la superficie de las pistas de tenis. La compañía acaba de ponerse en marcha con la visión de dedicarse a la gestión, a reestructuración, la compra y el alquiler de instalaciones para convertirlas en clubes de alta gama y dirigidas al público familiar.

 

 

 

 

El proyecto de Andorra iba a estar impulsado por el empresario tahitiano Miguel Lao, pero tras su fallecimiento no pudo salir adelante. La idea contaba con el apoyo económico de las familias andorranas Babot y Altimir, que se comprometieron a reconducir el proceso y, en ese contexto, entró en escena Urban Sports Activa.

 

En la actualidad, Conde, Sánchez y Astiz ostentan el 75% de las acciones de Urban Sport Andorra, mientras que las familias Babot, Altimir y la mujer de Lao controlan el 25% restante. En la sociedad que opera el club Principadel el reparto accionarial es al revés, con los Babot y Altimir con el control del 75%.

 

Es decir, que se espera que sean ellos quienes aporten buena parte de los dos millones de euros que se necesitan para relanzar el club andorrano y ofrecer nuevos servicios que complementen al área de raqueta, que ya factura un millón de euros al año. El objetivo es elevar el negocio a 1,5 millones al año cuando el centro esté maduro, para lo que deberá contar con 1.500 socios.

 

 

 

 

Conde, Sánchez y Astiz participarán en la gestión diaria de la instalación, que deberá reestructurar la plantilla. “Debemos acabar la construcción del edificio principal, definir el equipo y los productos necesarios para tener éxito; hay que tener una estructura más comercial y una visión de negocio que nos haga ganar dinero”, explica a Palco23 José Manuel Sánchez.

 

En el club, que tradicionalmente ha sido una instalación de pádel, ganará peso el área de fitness, restauración y tenis. “De ahí que hayamos cambiado el nombre de Principadel a Urban Sports Activa”, añade. Es un modelo de club que Sánchez conoce bien, tras haber pilotado la expansión en Europa de David Lloyd, la cadena de centros deportivos que más factura en el Viejo Continente.

 


 

 

El directivo asegura que el nuevo equipo cuenta con los contactos necesarios para crecer tras “haber puesto la primera piedra en Andorra”. “En Barcelona y Madrid estamos muy activos y, tras haber cerrado la primera operación, tenemos cara y ojos para seguir creciendo”, afirma.

 

Son las dos ciudades españolas en las que más se ha desarrollado el modelo de club social. Metropolitan opera once instalaciones en Madrid y Barcelona, aunque ninguna de ellas cuenta con deportes de raqueta, que pretende ser una de las señas de identidad de Urban Sports Activa. En este nicho sí que rivalizará con David Lloyd, que opera un centro en cada ciudad, Club Bonasport, en la capital catalana y el Reebok Sports Club de la Finca (Pozuelo).