01 Dic 2021 | 10:52

Líder en información económica del deporte

Fitness

Rutgers (EuropeActive): “El mercado del ‘fitness’ en España está lejos de ser maduro”

Herman Rutgers, miembro del consejo de Europe Active, explica en Palco23 cuáles son los retos del sector del fitness en España y en Europa.

Patricia López

21 mar 2018 - 04:58

“Los fondos de inversión están cumpliendo una gran función para garantizar el crecimiento y la profesionalización de las cadenas de gimnasios”

 

 

Herman Rutgers suma más de dos décadas a sus espaldas en el sector de los gimnasios. Ha sido consejero delegado de Life Fitness en Europa y vicepresidente ejecutivo de la compañía en Estados Unidos, director de Ihrsa en Europa y accionista y miembro del consejo de Octane Fitness. En la actualidad es miembro del consejo de Basic-Fit.

 

Su experiencia en esta industria le ha servicio para elaborar el informe European Health & Fitness Market Report, que año a año pone negro sobre blanco sobre el negocio que mueve esta actividad en el Viejo Continente. Como miembro de la cúpula directiva de Europe Active, Rutgers se ha marcado como objetivo fomentar la actividad física y combatir el sedentarismo en Europa.

 

Las cadenas de gimnasios aspiran a liderar el fomento de la práctica deportiva. ¿Dónde sitúan el techo?


En llegar al año 2025 con ochenta millones de abonados a los gimnasios. El desafío principal no sólo es hacer retroceder esa marea de inactividad que afecta a buena parte de la población europea, sino también garantizar que cada vez más personas sean activas como resultado de una sinergia efectiva entre todos los actores del sector.

 

La tasa de retención de los gimnasios en España roza el 11%. ¿Cómo se puede ayudar a aumentar este índice?


Creo que hay varias vías en las que podemos ayudar. Desde la recaudación de fondos para realizar estudios que evidencien científicamente los efectos positivos del ejercicio físico, hasta la organización de programas que eduquen a los consumidores, pasando por la realización de estudios de mercado y el fomento de la formación superior para los técnicos de fitness. Todo ello puede ayudar a que cada vez más personas se inscriban a un club.

 

 

 

 

¿Qué diferencias existen entre la cultura de fitness de los países europeos?


La mayor diferencia está en las etapas de desarrollo en el “ciclo de vida” del fitness. Aspectos como la motivación y la mentalidad deportiva no son tan diferentes porque no hay diferencias entre el tipo de población de los países. Lo que influye en las oportunidades del sector son los diferentes niveles de ingresos y poder adquisitivo. Los países más ricos son los que tienen mayor número de abonados por habitante, como las regiones del noroeste de Europa. En Suecia y Noruega la penetración está en el 22%, mientras que Rusia es del 3%. En un segundo rango está el sur de Europa, incluida España, con un 10,9%, por detrás de Reino Unido (15%) y Alemania (13%), pero por encima de Francia (9%).

 

¿Qué factores considera que ayudan al desarrollo del sector?


El mercado se fortalece a través de los emprendedores y la disponibilidad de capital. Las firmas de inversión están cumpliendo una gran función porque aseguran un rápido crecimiento, profesionalización, comercialización y expansión de los clubes, lo que contribuye a garantizar una mejoría en la tasa de penetración de los gimnasios en la sociedad. También ayuda el hecho de que los empresarios viajen alrededor del mundo para detectar nuevos conceptos.

 

La consolidación y concentración que está experimentando el sector, ¿es un signo de su madurez?


Yo lo entiendo más como un signo de profesionalización que no de madurez. El mercado español está lejos de ser maduro, porque sólo tiene un 11% de penetración. Creo que esta cifra podría duplicarse fácilmente en los próximos diez años. En cuanto al impacto de las principales compañías, en España las cinco mayores cadenas sólo dan servicio a un 4% de los abonados totales. En Bélgica, por ejemplo, las cinco mayores compañías abarcan el 58% del público, mientras que en Dinamarca es el 49%.

 

 

 

¿España es la excepción?


No lo creo. Por ejemplo, los cinco principales operadores de Suecia copan un 20% del mercado, en Suiza un 19%, en Alemania un 11% y en Francia un 8%. Muchos países se encuentran en las primeras fases del proceso de madurez y consolidación del fitness. En muchas regiones altamente desarrolladas, la consolidación está por llegar y provocará un aumento de los presupuestos de comercialización, promoción y educación del consumidor.

 

¿Por qué cree que los fondos están invirtiendo en esta industria?


Los inversores entienden el potencial a largo plazo del fitness, que forma parte del sector de la salud, y es un sector con mucho margen de crecimiento. Sin ir más lejos, en Estados Unidos, el 22% de la población mayor de 15 años está abonada a un club, y en Europa no llegamos ni a la mitad de ese porcentaje. Sin embargo, esta industria está creciendo más rápido que la economía en general, así que los inversores están mostrando interés en su potencial. También ayuda el hecho de que algunas compañías estén cotizando en bolsa, como Planet Fitness, Gym Group y Basic-Fit. Esto permite que cada vez más analistas sigan esta industria y la entiendan mejor. Eso tiene un impacto positivo en el resto de operadores, ya que las entidades bancarias entienden mejor este negocio y tienen mayor disposición a la hora de financiar su crecimiento.

 

 

Lee el reportaje completo en el Dossier Palco23

 Los reyes del fitness 2018

 

 

Algunos ejecutivos creen que es necesario que las cadenas europeas se unan para reclamar una política fiscal comunitaria y más favorable. ¿Está de acuerdo?


Es difícil que esto ocurra. Además, en materia fiscal existen muchas diferencias entre el tipo impositivo de los gimnasios en España, Alemania, Francia o Italia. Considero que es mejor presionar a nivel nacional, y hacerlo en Bruselas con el apoyo de Europe Active para realizar gestiones a favor de una reducción del tipo impositivo. No me deja de llamar la atención que en España esta actividad se grava como un producto de lujo al 21%, mientras que en Suecia y Holanda está al 6%, en Suiza al 8%, y en Noruega está libre de impuestos. Son mercados que han tenido éxito presionando por un IVA reducido, y espero que algún día éste también sea el caso de España. En mi opinión, es ridículo que es fitness, que es un servicio de salud, se grave a una tasa alta, mientras que la atención médica está al 6%.

 

¿Deberían crearse alianzas entre este sector y el de la salud?


Sin duda sería una buena medida. Creo firmemente que el sector debe cooperar con el de la salud y las aseguradoras para promover la vida activa y obtener abonos subvencionados. Ya hay países donde esto es una realidad, como Holanda, Reino Unido, Sudáfrica y Suiza, por ejemplo.

 

 

 

¿Cómo cree que se puede lograr?


Hay que crear un lobby sectorial fuerte y profesional, se necesitan clubes de buena calidad con personal certificado y bien formado. Desde Europe Active defendemos que cada país debe tener un Registro Europeo para Profesionales del Ejercicio (EREPS), al igual que el de la salud, que registra a enfermeros y médicos. Solo entonces la comunidad médica y las aseguradoras tomarán en serio a este sector y a los operadores.

 

En España, hay una gran cantidad de centros deportivos públicos que están gestionados por compañías privadas. ¿Considera que es importante promover la colaboración público-privada para aumentar la tasa de actividad física?


Sí, este también es el caso en el Reino Unido, y en menor grado en Suecia y Holanda. Es un modelo de negocio interesante que puede ayudar a hacer crecer el sector. Pero en muchos países, el gobierno quiere privatizar la actividad física y deja de subsidiar esta actividad.

 

¿Cómo pueden las empresas ayudar a fomentar el deporte entre sus empleados?


Diversos estudios muestran que cada euro invertido en la actividad física de los empleados genera un rendimiento de cuatro euros. Alianzas con compañías como Gympass permite a los clubes independientes aprovechar el mercado corporativo y hacer tratos con empresas locales. Pero hay que ser prudentes, porque el hecho de facilitar el acceso al gimnasio no quiere decir que el usuario vaya a utilizarlo. Hay un punto crucial que tiene que ver con ayudar a las personas a cambiar sus hábitos de vida, y ese es el mayor desafío para las compañías porque lograrlo es realmente difícil.

 

 

 

 

La obesidad infantil afecta al 20% de los niños y niñas de Europa. ¿Considera que es importante aumentar el número de horas de práctica deportiva en las escuelas?


Sí, es necesario. El sobrepeso es un problema que afecta a uno de cada cinco niños y las estadísticas nos dicen que menos del 10% cumplen con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, los niños y niñas europeos sólo invierten un 5% de su jornada lectiva a practicar deporte. En mi opinión, hay que aumentar las horas de práctica deportiva en las aulas porque es una cuestión de salud.

 

Para algunas cadenas de gimnasios la tercera edad representa al menos el 20% de sus abonados. ¿Qué papel juegan los operadores en la lucha contra el sedentarismo?


Es un papel fundamental, por eso tenemos el objetivo de llegar al año 2025 con ochenta millones de socios inscritos a un gimnasio. Para conseguir este objetivo necesitamos a los operadores. En tres años esperamos haber fomentado la actividad física de 60.000 personas que a día de hoy son sedentarias, y que esperemos que dejen de serlo con el apoyo de 500 centros de fitness que se han adherido al programa de fomento de deporte que hemos lanzado.

 

Algunas cadenas están sellando alianzas con instituciones académicas para formar a sus técnicos. ¿Se está trabajando de manera transversal con los centros de formación?


Este es otro de los ejes estratégicos que hemos definido. Queremos crear redes de apoyo entre las organizaciones del sector deportivo, los gobiernos, la sociedad civil y el mundo académico para identificar los desafíos y oportunidades comunes. Otro de los retos establecer esos estándares de alta calidad en la industria del fitness y el wellness para garantizar que los usuarios se entrenan de manera segura y efectiva.