18 May 2022 | 16:05

Líder en información económica del deporte

Fitness

Peloton: el inversor activista Blackwells Capital exige la salida de su consejero delegado

El fondo tiene una participación de al menos el 5% y pide que se explore una venta después de que las acciones de la compañía estadounidense se hayan visto reducidas en más de un 80% en comparación con su máximo histórico.

Peloton: el inversor activista Blackwells Capital exige la salida de su consejero delegado
 Blackwells cree que Peloton es más débil actualmente que antes de la pandemia y culpa a Foley

Palco23

24 ene 2022 - 12:00

Blackwells Capital pide la cabeza de John Foley, consejero delegado de Peloton. El inversor activista de la compañía estadounidense especializada en la fabricación y venta de bicicletas estáticas asociadas al home fitness ha exigido que esta despida a su consejero delegado y explore una venta después de que sus acciones se hayan visto reducidas en más de un 80% en comparación con su máximo histórico.

 

El fondo tiene una participación de al menos el 5% en Peloton y está presionando a la compañía para que destituya al directivo, según ha asegurado The Wall Street Journal, que también considera que Peloton podría ser un objetivo de adquisición atractivo para empresas más grandes de tecnología u orientadas al sector del fitness. 

  

Esta petición se ha producido después de que las acciones de Peloton se hayan hundido, cotizando por debajo de su precio de oferta pública inicial de septiembre de 2019, que fue de 29 dólares. De hecho, el pasado jueves, después de que Cnbc informara que la compañía había detenido temporalmente la producción de sus productos a causa de la disminución de la demanda, sus acciones se desplomaron un 24%.

 

 

 

 

Peloton advirtió la pasada semana que no fabricará su cinta de correr Tread durante seis semanas a partir de febrero y no prevé producir ninguna máquina Tread+ en el año fiscal actual que finalizó el 30 de junio de 2022. Asimismo, Peloton cobrará a los clientes una tarifa de envío y configuración de 250 dólares en algunos de sus modelos de bicicletas y una tarifa de envío y configuración de 350 dólares para algunas de sus cintas de correr. Además, Peloton ha contratado a la consultora McKinsey para revisar su estructura de costos y eliminar puestos de trabajo.

 

En este contexto, Blackwells cree que la empresa es más débil actualmente que antes de la pandemia y culpa a Foley. Además considera que Peloton debería formar parte de una empresa de mayor tamaño.

 

Hasta diciembre, Peloton calcula que tendrá unos ingresos de 1.138 millones de dólares, frente a los entre 1.100 millones de dólares y 1.200 millones de dólares previstos, unas pérdidas de entre 423 millones y 481 millones de dólares y un resultado bruto de explotación (ebitda) negativo de entre 260 millones y 270 millones de dólares frente a los entre 325 millones y 350 millones negativos previstos. Con ello, la compañía estima que cerrará el trimestre con 2,77 millones de suscriptores, frente a los entre 2,8 millones y 2,85 millones previstos.