Líder en información económica del deporte

Fitness

Paidesport busca dos nuevas aperturas en 2021 tras perder dos millones de euros en el año del Covid

La empresa propiedad de Aurelio Gómez anticipa unas pérdidas de un millón de euros en 2021 y no prevé recuperar los 42.000 socios de antes de la pandemia hasta 2022.

Miquel López-Egea

11 ene 2021 - 04:54

Paidesport busca dos nuevas aperturas en 2021 tras perder dos millones de euros en el año del Covid

 

 

Paidesport espera recuperar músculo en 2021. La empresa dirigida por Aurelio Gómez prevé dos aperturas este año tras haber cerrado 2020 con unas pérdidas de cerca de dos millones de euros, según ha indicado el directivo a Palco23. La cadena de gimnasios con sede en Madrid ha perdido un 51% de la facturación en el año del Covid-19, pasando de doce millones de euros facturados en 2019 a 5,9 millones de euros el año pasado.

 

Actualmente, la empresa cuenta con nueve centros y en 2021 prevé abrir dos más en España, uno de ellos en Madrid. “Expandirse es complicado por las circunstancias en las que estamos, hay que ir con pies de plomo”, asegura el directivo y recuerda que “en Madrid es donde estamos más convencidos de estar porque es donde nos han permitido seguir viviendo”.

 

Por otro lado, considera que “el mercado está saturado porque han llegado muchos fondos de inversión en concesiones y low cost, que tienen planes de expansión gigantescos, por lo que, aunque la tarta a repartir cada día es mayor, habrá un momento de implosión, seguramente en 2022”.

 

En cuanto a socios, la empresa ha pasado de tener 42.000 abonados antes de la pandemia a 20.000 socios. “A pesar de lo que dice la gente, seguimos bajando en socios este enero y creemos que habrá más bajas que altas, todo hace pensar que febrero seguirá en la misma línea”, manifiesta. “Recuperar los socios será difícil hasta que haya una vacuna”, comenta.

 

 

 

 

La compañía ha tenido que recurrir a los créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para hacer frente a la pandemia. “Hemos tenido que endeudarnos un poco para aguantar un año y medio, hay que tener energía económica, pero la empresa depende de una sola persona”, remarca.

 

Este año, la compañía tiene marcado el objetivo de alcanzar una facturación de siete millones de euros y anticipa unas pérdidas de un millón de euros. Sin embargo, a causa de las primeras restricciones decretadas por las administraciones, el empresario reconoce que “no vamos a cumplir con la facturación prevista”.

 

Gómez estima que la recuperación se producirá a finales de 2022, ya que “bajar los gastos es muy complicado porque somos una empresa de servicios y el personal es lo más importante”. “Somos un gimnasio medio-premium, hemos reforzado la limpieza, debemos tener recepcionistas y monitores”, afirma y recuerda que “es complicado reducir los gastos más allá  de entre un 15% y un 18%, que está muy bien”. “Hay algunos compañeros que tienen un exceso de optimismo”, sentencia.

 

 

 

 

La compañía, fundada en 1985, opera con gimnasios propios, principalmente ubicados en centros comerciales. Paidesport tiene 400 empleados, treinta de ellos en expediente de regulación temporal de empleo (Erte) y los locales tienen entre 3.000 metros cuadrados y 8.000 metros cuadrados. Gómez tiene el posee el 99% de la empresa.

 

Sobrevivir a la pandemia

“Sobrevivir” es la palabra. Como muchos operadores del sector, esta es la palabra clave cuando se habla de futuro en el fitness. “No puede haber otro reto, el desconocimiento es absoluto por lo que no se puede predecir lo que pasará, llevamos un mes y medio haciendo presupuestos y los cambiamos cada semana”, explica.

 

En esta línea, recuerda que “no empezamos mal en el desconfinamiento” y “julio fue el mejor mes del año” pero “después hemos ido a peor”. “No somos el problema, somos la solución, los gimnasios están tomando muchas soluciones y se ha demostrado que hacer ejercicio inmuniza, por lo que la única solución para hacer frente a la pandemia es que los políticos hagan su trabajo y empiecen a vacunar”, comenta.

 

Asimismo, el directivo asegura que en cuanto a digitalización “lo hemos intentado, como todos”. “Es una de las posibilidades, pero el porcentaje de uso entre los socios no es muy alto porque la gente no está acostumbrada, al final ir al gimnasio es un tema de socialización por lo que cuando entrenas en casa la motivación no es la misma”, sentencia.